Natalia Frozen
Natalia Gordienko representante de Moldavia en 2006, 2020 y 2021

Frío, frío… Las votaciones más polarizadas de Eurovisión

_22112017_064816_Avatar_Silosnumeroscantaran_logo

Si los números cantaran

Frío, frío… Las votaciones más polarizadas de Eurovisión

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes

28 de febrero de 2023


Entradas anteriores

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 26 de Abril

Malmö 2024: Números de postal

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 11 de Abril

Edad y Eurovisión: El Euro-Edadismo

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 21 de Marzo

La forma de las preselecciones nacionales

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 28 de Febrero

El dilema del precio del televoto
Natalia Gordienko y su Sugar en Róterdam

Como sociedad, la opinión que tenemos sobre cualquier canción suele ir en la misma dirección. Sin embargo, algunos temas pueden polarizarnos, es decir, o gustarnos mucho o gustarnos nada sin que haya gente en el término medio. ¿Cuáles son las canciones que más han polarizado a los eurofans? Ponte la rebeca que va a hacer frío.

 

¿QUÉ ES UNA VOTACIÓN POLARIZADA?

Cuando decimos que algo está polarizado nos referimos a que solo predominan posiciones extremas sobre ello. Por ejemplo, una sociedad está polarizada si dos planteamientos radicalmente opuestos entre sí son los mayoritarios mientras que las posiciones centrales son poco concurridas.

En nuestro caso, decimos que una canción está polarizada cuando o gusta mucho o no gusta nada. Es decir, no hay término medio, la mayoría de la gente se opone o ama esta canción.

Por lo general, el gusto sobre las canciones suele distribuirse en torno a una media o una posición central. En la siguiente imagen podemos ver algunas de estas distribuciones. Los valores más a la izquierda, en verde, representan buenas posiciones. Los valores más a la derecha, en naranja, representar peores posiciones.

En el primer caso estamos ante una distribución de éxito puesto que la canción acumula muchas buenas posiciones y muy pocos malos puestos (se observa una tendencia lineal). El segundo ejemplo es todo lo contrario, una canción con muy malos puestos (con una cierta tendencia exponencial).

El tercer gráfico es una situación intermedia o normalizada, donde la mayoría de posiciones se acumula en torno a la posición central y hay poca en los extremos. Ni gusta mucho, ni gusta poco.

Por último, el gráfico más a la derecha muestra una distribución polarizada. Es prácticamente lo opuesto a lo anterior: tiene altas frecuencias de buenos y de malos puestos, sin que apenas nadie se posicione en la zona central. Gusta mucho y gusta poco al mismo tiempo.

Las distribuciones polarizadas son la mejor prueba de la existencia de dos poblaciones o más y, en general, que los gustos y el pensamiento europeo dista de ser único.

UNA PISTA HACIA EL CABALLO NEGRO O DARK HORSE

Suele utilizarse la expresión caballo negro o dark horse para denominar aquel elemento de una serie que actúa con discreción en una clasificación pero que termina dando la sorpresa. Las canciones polarizadas son grandes candidatos a ser el dark horse de una edición. ¿Por qué?

Fíjate que en las distribuciones anteriores, la media de los gráficos 3 y 4 es muy similar: las posiciones extremas se compensan y la valoración media está en el centro. Sin embargo, a la hora de votar, lo más probable es que solo se haga por la que ocupa el primer puesto en la clasificación de cada persona. En este caso, las canciones polarizadas tienen muchas más papeletas de recibir votos que una canción con distribución normalizada.

Otro indicador es la desviación típica que, por ejemplo, nos ayudó anticipar que In corpore sano podía ser el dark horse de Eurovisión 2022. También en el Benidorm Fest 2022 vimos que la distribución de Luna Ki estaba muy polarizada.

 

UN TERMÓMETRO PARA MEDIR LA POLARIZACIÓN

Una forma simple de medir la polarización de una canción puede hacerse multiplicando el número de 12 puntos recibidos y el número de ceros. Podríamos hacerlo con las clasificaciones completas, pero en el caso de los jurados pierde fiabilidad y los puestos del undécimo al último no es algo que se aprecie en pantalla. También podríamos tener en cuenta el número de 10 puntos y 8 puntos con menores pesos, pero los resultados son bastante similares a la forma simplificada.

Según la metodología anterior, Serbia 2016 (Sanja Vucic, Goodbye) es la canción más polarizada desde ese mismo año. Recibió 6 doces y 33 ceros, lo que le hace un indicador de 6 x 33 = 198. Si observamos sus votos recibidos, solo obtuvo las máximas puntuaciones de países afines y dos cuatros de Austria e Italia. El resto fueron cero puntos.

En ese mismo año, tenemos localizada también a la canción más polarizada por el jurado. La ganadora, Jamala con 1944, recibió 11 veces los 12 puntos y se quedó a cero en 17 ocasiones, 11 x 17 = 187.

En la siguiente tabla podéis ver todo el top10. En total hay 5 del televoto y 5 del jurado y no se observa que uno polarice más que el otro.

En cuanto a países, Serbia aparece en 3 ocasiones y Rusia en 2. También hay otros países del Este como Ucrania y Lituania y los helénicos Grecia y Chipre.

Debido a que en la final votan más países, no encontramos en este listado ninguna participación semifinalista. Si miramos los resultados de martes y jueves la canción más polarizada es efectivamente la que encabeza este blog, el Sugar de Natalia Gordienko. Moldavia recibió 8 doces y 6 ceros, quedando solo otras 5 votaciones intermedias.

El podio lo completan Bosnia 2016 Ljubav je, que en su retorno recibió 4 máximas puntuaciones y 10 cero puntos; y Azerbaiyán 2017 Skeletons, con una relación 3-11. Un vistazo rápido al top10 nos revela que hay muchos países de los Balcanes: Serbia y Macedonia por partida doble y Albania y Bosnia una vez. El caso más occidental es el de Portugal 2019 (Conan Osiris Telemóveis), que en semifinales recibió 12 puntos de España y Francia así como 12 ceros. En este caso, la mayoría de polarizaciones se da en el televoto, el jurado solo está en el top10 con Macedonia 2016 (Kaliopi Dona) y Suecia 2019, la cual ya vimos en la tabla de la final.

Si ponemos el foco en España, la canción con mayor índice es Slomo, que obtuvo del jurado 8 doces y apenas 5 ceros en el jurado. No muy lejos está Tu canción, que si bien se llevó 39 ceros del televoto, cosechó un 12 de los anfitriones portugueses.

 

DESDE ESTOCOLMO HASTA TURÍN

De forma breve vamos a comentar las canciones más polares en cada una de las ediciones más recientes. En verde se representan los 12 puntos y en naranja los cero puntos.

En 2016, como veíamos anteriormente, la mayora polaridad la tuvo Serbia seguida de cerca por la ganadora Ucrania. En semifinales, en la primera fue Bosnia y en la segunda Macedonia. Es decir, una edición bien copada por los yugoslavos a pesar de sus discretos resultados.

La edición de Kiev en 2017 es la que presenta menores índices de polaridad. De hecho es el único año que no cuela ninguna de sus canciones en el top10. En parte se debe al abrumador éxito de Salvador Sobral que barrió con unanimidad en el marcador con más de 700 puntos y al también exitoso segundo puesto de Bulgaria (Kristian Kostov).

No obstante, las más polares fueron en la final Chipre (Hovig) y Grecia (Demy), la primera por el televoto y la segunda por el jurado. En semifinales fueron el martes Azerbaiyán y el jueves Serbia (Tijana Bogicevic). En este caso vamos a representar el caso de Italia, que sería la más polarizada si tenemos en cuenta no solo los 12 puntos sino también los 10 puntos y los 8 puntos. Era uno de los favoritos pero finalmente no alcanzó el top5.

Lituania fue el tema más polarizado en Lisboa 2018, recibiendo 5 máximas puntuaciones en el televoto de sus dos vecinos bálticos, las islas británicas y Noruega. En la primera semifinal también Lituania volvió a destacar y en la segunda lo fue Rumanía (The Humans), cuyos 40 puntos del televoto consistieron en 2 doces de Moldavia e Italia y 2 ochos de Georgia y Francia.

En Tel Aviv 2019, Rusia superó en polaridad a Suecia, la primera gracias al televoto y la segunda al jurado. Los reyes en cada criterio. Portugal fue el más polarizado en la semifinal 1 haciéndose con los doce puntos tanto de España como de Francia en el televoto mientras que Albania (Jonida Maliqi) lo fue en la segunda.

El festival celebrado en Róterdam lo ganó en polaridad durante el sábado Serbia (Hurricane). En semifinales, tanto en televoto como en jurado, Moldavia fue la más polaridad. En la otra semifinal, la del martes, la canción que más dividió fue la de Croacia (Albina).

Y llegando a Turín, tampoco se observan muchas polaridades. Grecia fue la que tuvo mayor índice en la final, si bien Ucrania (Kalush Orchestra) no se quedó lejos. En general el sábado el jurado fue el más polarizado porque Ucrania se hizo con 28 de los 39 doces que se repartieron. En semifinales los más polares fueron dos balcánicos: Albania (Ronela Hajati) y Montenegro (Vladana), si bien, ambos solo se llevaron un doce y un gran saco de ceros.

 

UNA POLARIZACIÓN DESCOMPENSADA

A lo largo de este blog hemos analizado diferentes casos de canciones con unas votaciones muy polarizadas. Sin embargo, en la práctica totalidad esta polaridad responde simplemente a afinidades. Por ejemplo, los casos de Serbia son sencillamente sus países afines votando por ellos. No siempre tiene la misma polaridad, pero en determinados años es más notable.

Dicho de otra manera, la polaridad no se debe a poblaciones distintas que puedan explicarse por el sexo, la edad o nivel socioeconómico de los votantes, sino que se debe a factores demográficos que ya hemos repasado en este blog y que son los que verdaderamente marcan la diferencia entre un país y otro. Habría que profundizar un nivel para descartar los vecinismos y quedarnos con aquellos temas que tengan una polaridad real.

Si miramos la polaridad media por país desde 2016, volveremos a ver patrones geográficos: los países del Este presentar números más altos mientras que los países del centro-este tienen los índices más bajos. Solo dos países tienen un promedio de cero: Irlanda y Eslovenia. Es decir, en las tres participaciones de final que suman (ambos en 2018 y el balcánico en 2019) ninguno recolectó un solo doce ni de jurados ni del televoto. O empiezan a polarizar más o seguirán siendo los grandes olvidados del certamen.

Descartando vecinismos manifiestos, sin duda el caso más notable es una vez más el de Moldavia 2021, que recibió doces de países grandes y pequeños, lejanos entre sí y usualmente poco relacionados con esta exrepública soviética. Aparte dejamos las sospechas de fraude que puedan existir.

 

POLARIDAD COMPARATIVA

Según hemos señalado, los factores sociodemográficos están detrás de las canciones más polarizadas. ¿Qué pasa cuando dos canciones polarizadas chocan entre sí? En los siguientes mapas vamos a hacer una comparativa de los puntos recibidos en la final por dos países. Es decir, si un país A recibe 10 puntos del país X y el país B recibe 7 puntos de ese mismo país X, el país X votó a favor del país A por 3 puntos (10 – 7 = 3).

En el primera caso, tenemos la comparativa entre Países Bajos e Italia en Eurovisión 2019. Los tonos azules representan los países que votaron más por Italia mientras que los tonos cálidos muestran los que dieron más puntos a Duncan Laurence. Vemos un ejemplo de polaridad Norte-Sur: los mediterráneos votaron por Soldi y los demás por Arcade.

Si nos remontamos a 2013, tendremos un ejemplo de polaridad Oeste-Este con Dinamarca y Azerbaiyán. Seguramente difuminado porque son votaciones que incluyen jurado y televoto, podemos observar cómo los países más orientales se decantaron por Hold me mientras que Only teardrops fue mejor vista por los occidentales.

Para finalizar, la polaridad no es algo nuevo. Si retrocedemos al año 1975, el duelo Países Bajos-Reino Unido se decantó a favor de los primeros con la siguiente diferencia de puntos. Los jurados de los países en azul, que apoyaron más a The Shadows, se ubican en bloque en el centro de Europa. En cambio, los que más apoyaron a Teach-In y su popular Ding-a-dong se emplazan en la periferia del continente. Un ejemplo insólito de polaridad dentro-fuera.

 

Esperamos que este blog no os haya dejado muy fríos después de hablar de tantos polos y dejadnos vuestros comentarios sobre las canciones polarizadas. ¿Qué canción crees que nos dividirá más en 2023? ¿Recuerdas alguna otra canción que fuera muy polarizada? ¡Ya llega marzo con la primavera y Eurovisión!

¡No olvides seguirnos en twitter, instagram y facebook @Euronumerics!

También puede interesarte:

Benidorm Fest 2023: el sistema antisistema que pasó a segundo plano
Europarásitos
El dilema del Big5

Conversación

0
TOP
03/03/2023

Muy buen trabajo. Sería interesante ver como funcionaba la polarización con el sistema anterior a 1971, donde los puntos se repartían de 10 en 10 y en consecuencia la polaridad podría ser aún mayor. Por cierto, creo que en 2023 el país más polarizado va a ser Finlandia, salvo que pudiera ser alguno de los que aún no tienen canción.

4
TOP
01/03/2023

Qué artículo más bueno e interesante. Lo de los países ex-yugoslavos ya me lo esperaba. Sobre todo el caso de Serbia, que me resulta cansino, porque con que se clasifiquen a la final ya tienen un colchón de 70 puntos, por lo menos, entre televoto y jurado de sus países afines