95692725-9baa-4783-8a15-97a5ce0d7493 (1)
Ejemplo de cimáticas, parte del concepto artístico de Turín 2022 (eurovision.tv)

Turín 2022 ¡Qué cimática esta fiesta!

_22112017_064816_Avatar_Silosnumeroscantaran_logo

Si los números cantaran

Turín 2022 ¡Qué cimática esta fiesta!

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes

27 de abril de 2022


Entradas anteriores

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 26 de Abril

Malmö 2024: Números de postal

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 11 de Abril

Edad y Eurovisión: El Euro-Edadismo

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 21 de Marzo

La forma de las preselecciones nacionales

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 28 de Febrero

El dilema del precio del televoto
40 canciones, 1 solo ganador

La cimática, imagen corporativa de Turín 2022, es la visualización de algo tan invisible como el sonido. Del mismo modo, en este blog transformamos los números en gráficos, mapas y comparativas para sacarles todo el jugo y que no te pierdas ninguna de las claves de esta edición.

 

LA CIMÁTICA: LA VISUALIZACIÓN DEL SONIDO

La imagen corporativa de esta edición incorpora un elemento muy interesante: la cimática. Este proceso consiste en la visualización del sonido mediante las vibraciones que este produce sobre una superficie. El resultado son bellas simetrías que recuerdan a los caleidoscopios y que estarán muy presentes en los diseños y animaciones de este año.

Si te interesa saber más sobre las cimáticas puedes ver esta breve charla TED subtitulada en español (advertencia de sonidos agudos por si lo escucháis con auriculares). También existen aplicaciones con las que podéis recrear cimáticas de sonidos o incluso hacer experimentos caseros. ¿Cómo se verá el sonido de tu nombre?

Sin duda un concepto muy acertado para un país donde tradicionalmente el arte se ha mezclado con los números a través del sonido. Y tras esta mención a las cimáticas, vamos a hacer nuestra propia numero-cimática, transformando números en distintos visuales que nos van a ayudar a entender las claves de Turín 2022.

 

UN REPASO HISTÓRICO

En primer lugar vamos a echarle un vistazo a la clasificación actual de victorias en Eurovisión. Tras el triunfo de Måneskin en Róterdam, Italia ascendió al octavo puesto empatando con Noruega y Dinamarca, países que también ganaron no hace relativamente mucho.

Las primeras preferencias apuntan a que Italia podría subir un nuevo peldaño. Rompería así la mala racha de los países organizadores, que desde 2017 no pasan de las vigésimas posiciones.

También parece en peligro el liderato de Irlanda, con una Suecia imparable. Otras opciones señalan a países que ya han ganado el Festival como son Ucrania y España; y Reino Unido, que podría igualar a Suecia con seis trofeos.

A día de hoy, y a la espera de que los ensayos le den la vuelta a todo, Polonia parece el único país que podría estrenar su casillero de victorias.

Momento ahora de ver el estado de forma de cada país de cara a las semifinales de Turín. En la parte positiva, Ucrania parece tener accesible prolongar su racha de imbatibilidad con Suecia al acecho. Más dudoso parece que Chipre, Israel y, sobre todo Bulgaria, prolonguen sus excelentes rachas.

En el lado negativo, Polonia parece el país que mejor lo tiene para volver de una vez al festival, algo que no hace desde 2017. Peor panorama tienen Georgia, Letonia y Montenegro: de no lograr llegar a la final serían ya 5 intentos sin conseguirlo, solo uno menos de donde lo dejó Andorra. Sumando ausencias y falta de éxitos, Montenegro es el país que más tiempo llevamos sin ver acceder a la final, desde 2015.

¿Marcará el 2022 nuevas tendencias?

EUROPREVIEW, UN TERMÓMETRO QUE SE ENFRÍA

La europreviw que cada año se organiza en la web nos sirve para adentrarnos en el 2022. En este sondeo los usuarios valoran con una nota numérica al darse a conocer la canción de cada país. Los resultados detallados de este año podéis consultarlos aquí.

El año pasado, la media de todos los países fue de 6,12. Este año dicha media cae al 5,62, exactamente medio punto menos. Esta caída es estadísticamente significativa, lo cual revela que, según el sondeo, el nivel de las canciones de 2022 es en conjunto peor que el de 2021.

Si disponemos en un mapa los datos de 2022, los mejores temas parecen ubicarse en Europa Central y los países escandinavos. Peores valoraciones tienen los países del Este: solo Estonia supera el 6 y Moldavia fue el peor valorado de los 40. Las puntuaciones tampoco fueron muy buenas con los antiguos yugoslavos y podemos extenderlo al resto de los Balcanes.

Aunque las propuestas han ido evolucionando y se han publicado nuevas versiones, si efectivamente en estos países orientales no existe competencia, van a tener un gran poder para declinar la balanza en uno u otro favorito.

ESPAÑA, A CONTRACORRIENTE, SEGÚN SPOTIFY

Como habitualmente, vamos a echarle un vistazo prudencial a los datos que nos arroja Spotify. Esta plataforma de streaming asigna números a distintas cualidades de las canciones que registra con el fin de personalizar las listas y sugerencias a sus consumidores.

Uno de los análisis más relevantes que nos permite es medir la evolución de la energía y la positividad de las canciones de cada año. En el siguiente gráfico podéis comprobar la evolución desde 2012 hasta la actualidad. El final del periodo más grave de la pandemia supuso un aumento de ambas variables en el año 2021, tras una pérdida de energía bastante notable desde 2016.

En 2022 se ha producido una pérdida tanto en positividad como en energía, más notable en esta última, sufriendo un retroceso que nos acerca a lo experimentado en los últimos años. Queda por ver si en los años siguientes se consolida esta posición más o menos central o si queda en algo puntual.

Si veíamos que el Festival, en general, pierde energía y positividad, los datos (y tampoco hay que irse tan lejos) revelan que este año España rema a contracorriente. Con respecto a nuestra candidatura del año pasado, Slomo representa un subidón tanto de energía como de positividad que nos acerca a temas como Say Yay! o La venda.

Antes de analizar la disposición de todas las canciones que viajan a Turín. ¿Eres capaz de localizar a España en el siguiente gráfico? Este año hay bastantes canciones muy juntas entre sí. De hecho, para Spotify, las canciones de Alemania y Armenia son idénticas.

A España la encontramos en un conglomerado que forma junto a Letonia, San Marino, Estonia y Chequia. No muy lejos quedan Rumanía e Israel. Esto nos indica que España tiene bastante competencia a pesar de ser un año menos enérgico que el anterior.

En cuanto a los extremos, Austria emerge como la canción más energética mientras que Moldavia sería la más feliz. Por el lado contrario, Suiza es la menos enérgica y Países Bajos la que se asigna con la menor positividad. En un festival donde hay que ir a destacar, partir desde estas posiciones supone un buen punto de partida.

LOS TRES GRUPOS DE EUROFANS DE ESTE AÑO

La forma en la que ordenamos nuestros eurotops en esta nuestra web nos permite identificar cómo las canciones se distribuyen entre sí. De esta forma podemos mapearlas y analizar su ubicación y las relaciones entre todas ellas.

Igual que el año pasado advertíamos de la existencia de cuatro grupos que contraponían canciones movidas y soul y clásicas y alternativas, este año la estructura parece que se divide en tres zonas, un triángulo.

En el extremo superior tenemos las canciones más bailables, enérgicas y de petardeo, y que incluye en lo más alto a Albania y España, seguidas de otras como Rumanía, Israel o Austria.

Abajo a la izquierda, también tenemos canciones de ritmos altos pero de un tono más alternativo y, si me permitís, gamberro. Tenemos aquí naciones como Moldavia, Letonia, Georgia e Irlanda.

En el extremo inferior derecho tenemos un abultado grupo que se corresponde con las baladas o canciones más íntimas. Más del 25% de las canciones están en este grupo y se encuentra capitaneado por Suecia y por Países Bajos. Es curioso como el dúo Islandia-Portugal, caracterizado por voces femeninas suaves, parece formar un subgrupo.

Luego existe un grupo central a medio camino entre estos tres bloques. Señalar sobre todo los casos de Lituania y Chipre, que participan bastante de dos grupos pero no llegan a incluirse claramente dentro de uno. Por otro lado, Finlandia, el país más cercano al centro del eje de coordenadas, lo cual indica que esta distribución no va con ellos: The Rasmus rompe con el esquema que hemos elaborado entre todos.

¿En qué grupo te ubicas tú? Puedes consultar tu top 5 o tu top 10 y mirar donde se ubican esas canciones para saber por donde andarías en el mapa.

LA CURVA DE LA FELICIDAD

Este año la distribución de puestos de España se corresponde con lo que podríamos llamar la curva de la felicidad o del éxito. Un comienzo desde lo más alto y una caída de ritmo exponencial hasta aplanarse (se aprecia al final un mínimo haterismo residual, la ínfima subida en la posición número 40).

No obstante, analizando la curva con perspectiva, la tendencia revela que el número de primeras posiciones está inflado con respecto a lo que cabría esperar para una situación así. Esto puede deberse bien a un inflado intencional, una exaltación de nuestra candidatura como no habíamos visto en años o, seguramente, una mezcla de ambas.

Lo importante no es eso sino que difícilmente una candidatura puede logar el éxito si no tiene un apoyo notable. Si la curva tuviese la forma contraria, apenas aspiraríamos a nada destacable. Este año, en cambio, Chanel nos está haciendo vibrar y podemos aspirar a todo, ya sea bueno o malo. Lo que suele expresarse como “condición necesaria pero no suficiente”.

En cuanto al resto de los 39 países, solo Suecia tiene una curva de éxito similar a la de España. Italia y Reino Unido también tienen formas parecidas pero los primeros puestos son inferiores a los segundos, lo que las deja un escalón por debajo.

Por el lado negativo hay bastante unanimidad en que Bulgaria es el país con menos proyección.

Aunque se podrían comentar mil cosas, quiero destacar la curva de Serbia. Es, de todos, el país que muestra una mayor desviación típica, la que más polariza de todos: tiene el mayor equilibrio entre admiradores y detractores. A pesar de todo, no alcanza los niveles que tuvimos en años anteriores, por ejemplo, con Hatari en 2019.

Australia, Portugal y Rumanía también se muestran como candidaturas polares. Ojo con ellas porque la parte negativa les lastra en los promedios cuando en realidad en Eurovisión solo se valora la parte positiva. ¿Será alguno de ellos el caballo negro de Turín?

 

En definitiva, este año España cuenta con elementos para hacerse notar en el festival, si bien la competencia, tanto por estilos como por nivel, no se lo va a poner nada fácil. Que se agarren porque llegó la mami. ¡Suerte Chanel!

Conversación