blanca-paloma-entrevista-kPiF--620x349@abc
Blanca Paloma con el trofeo de ganadora del BenidormFest 2023

Benidorm Fest 2023: el sistema antisistema que pasó a segundo plano

_22112017_064816_Avatar_Silosnumeroscantaran_logo

Si los números cantaran

Benidorm Fest 2023: el sistema antisistema que pasó a segundo plano

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes

09 de febrero de 2023


Entradas anteriores

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 26 de Abril

Malmö 2024: Números de postal

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 11 de Abril

Edad y Eurovisión: El Euro-Edadismo

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 21 de Marzo

La forma de las preselecciones nacionales

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 28 de Febrero

El dilema del precio del televoto
La actuación de Blanca Paloma en la final del BenidormFest 2023

La victoria de Blanca Paloma en el BenidormFest 2023 es incontestable. Pero si ponemos la lupa, los números nos dejan algunas de las claves del sistema de puntuación: el jurado valió su peso en oro, ciertas diferencias entre semifinales y la final y un televoto que además de pírrico, pecó de inutilidad. Un sistema de puntuación que no deja indiferente a nadie.

 

EL JURADO IMPONE SU CRITERIO

Si en esta edición del BenidormFest solo hubiésemos tenido jurado, apenas se habría notado la diferencia. En la siguiente imagen se resume la comparativa entre la opinión del jurado y la clasificación final. En la primera semifinal, los cuatro clasificados por el jurado coincidieron con los cuatro clasificados tras el criterio del público, y además en el mismo orden. De hecho no solo ellos cuatro, todo el orden de la clasificación final coincide con el del jurado (descontando cómo desempatasen Meler y Twin Melody).

En la segunda semifinal, dos variaciones, una de ellas notable. Gracias al criterio del público, Karmento se clasificó como tercera superando a tres concursantes con mejor clasificación por el jurado. En el lado bajo de la tabla, y sin ninguna relevancia, gracias al criterio del público E’femme superó a Rakky Ripper. El jurado demoscópico fue la clave para clasificar a Quiero y duelo, y lo habría sido también para Alfred si hubiese superado a José Otero.

En la final, el criterio del público solo sirvió para que Megara y Alice Wonder, así como Karmento y José Otero, intercambiaran posiciones en la zona media-baja de la tabla. Realmente solo en esa zona hubo discrepancias: los tres mismos intérpretes ocuparon el top3 de los tres criterios de votación.

De hecho, da la sensación de que con este sistema de puntuación, el demoscópico y el televoto solo puede tener impacto en la zona media de la tabla, ahí donde los puntos del jurado tienden a estar más igualados. Por si fuera poco, solo se clasifican los cuatro primeros, lo que aleja el corte de esta zona media.

Si nos fijamos en el año pasado, vemos el mismo impacto: el público consiguió excluir al cuarto del jurado (Azúcar Moreno y Marta Sango) para meter a otro favorito del público (Tanxugueiras y Gonzalo Hermida). Eso sí, el top3 del jurado en semifinales siempre se ha clasificado para la final, algo que no pueden decir los otros criterios de la audiencia.

 

INCOHERENCIAS DE NOCHE A NOCHE

En este blog ya nos hemos referido a las incoherencias en Eurovisión como aquellos cambios en las posiciones de a semifinal a la final. Es decir, si para un criterio en la semifinal A es mejor que B, lo suyo es esperar que se repita esa opinión en la final. Pero, por diversos motivos, no siempre ocurre eso.

En esta edición del BenidormFest solo encontramos 3 incoherencias, una para cada criterio.

En el caso del jurado, se observa una destacable discrepancia entre Fusa Nocta y Megara. En la semifinal Fusa obtuvo 65 puntos por 51 de Megara. En cambio, en la final Arcadia retuvo 50 puntos del jurado y Mi familia bajó hasta los 24. Es verdad que el sistema de puntos no era similar, pero no explica la diferencia de 40 puntos de un evento a otro. Destacar esto de Megara, a pesar de que en la final tuvo que hacer frente al añadido de  Blanca Paloma y Vicco, solo perdió un punto de la semifinal a la final.

En el jurado demoscópico, la incoherencia se produce entre Karmento y José Otero. En la semifinal, las 350 personas seleccionadas dejaron a la manchega por delante del canario y sin embargo en la final, invirtieron sus puestos. Llama la atención que en la semifinal hubo dos intérpretes que se posicionaron entre medias de ambos y a pesar de ellos, se cambió el orden entre los dos. Si esto fue por la igualdad entre los cuatro, puede que Inviernos en Marte alcanzara la final por muy poca diferencia con respecto a Desde que tu estás.

En el caso del televoto, la diferencia tiene lugar con el orden de Quiero y Duelo y Nochentera. En el evento del jueves, la manchega quedó por delante de Alfred y de Vicco. El sábado, en cambio, Vicco superó a Karmento. Lo llamativo de esto es que tenemos el porcentaje de votos de las dos en la final y no es nada despreciable: la catalana se hizo con el 17,23% de los votos mientras que la manchega tuvo el 6,77%. En número de votos, Vicco obtuvo 3.659 llamadas y SMS más que Karmento. O Nochentera se propulsó el sábado, o los votantes de Quiero y duelo no sabían que también había gala el sábado.

En definitiva, son pocas las incoherencias de un evento a otro, pero las tres que hemos analizado resultan llamativas cada una a su manera. Cuanta menos incoherencia, mayor es la capacidad predictiva de los resultados que vemos en semifinales, dejando las opciones de victoria únicamente a aquellos que ganan las semifinales.

 

LA IRRELEVANCIA DEL TELEVOTO

Tras el voto demoscópico, Blanca Paloma adelantaba a Agoney con 19 puntos. Para que el público pudiera cambiar esta situación, EaEa tendría que haber sido penúltima o última del televoto y que Quiero Arder lo ganase. De hecho, no hay otra combinación posible: solo Agoney ganando el televoto y Blanca última o penúltima habría revertido el resultado.

La penúltima clasificada fue Alice Wonder con un total de 1.543 votos. Con solo uno más que ella, Blanca ya era ganadora. Es decir, de los 9.898 votos que recibió, le sobraron 8.354, es decir, el 84% del total.

Esto es algo que ocurre siempre con cualquier sistema, pero no en estos términos. Si el sistema hubiese sido escalado pero manteniendo la proporcionalidad como hemos indicado, Blanca tendría que haber sido mínimo 3º para retener la victoria y habría sido inútiles el 70% de los votos, una cantidad menor que en el caso anterior.

Si el sistema de votos fuese estrictamente proporcional, es decir, el porcentaje de votos es la cantidad de puntos que recibes del total, Blanca habría necesitado unos 6.750 votos para alzarse con el trofeo. Esto hace que solo el 32% de sus votos fuera irrelevante, un número mucho menor que en los dos casos anteriores.

El televoto siempre tiene un componente de inutilidad que resulta paradójico. Casi nunca un voto decide el ganador, pero si nadie vota, no se gana. Pero como hemos visto, al restarle peso de forma poco ortodoxa al televoto, se ha hecho que un mayor número de llamadas y SMS no tuvieran un efecto real en las votaciones. El BenidormFest debería buscar alternativas que promocionen el televoto, que no deja de ser el mayor indicador de participación y fidelidad al formato.

 

BENICALCULADORA 2023

Recuerda que puedes seguir descargando la BeniCalculadora 2023 para hacer simulaciones de puntos. ¿Conseguirás descubrir una de las formas en que pudo votar el jurado? No olvides dejarnos tus comentarios para mejorarla en el futuro!

Descarga la BeniCalculadora pinchando aquí BF23 CALCULADORA

 

La mayor parte de los comentarios sobre el BenidormFest ya están dichos por lo que en este blog nos hemos centrado en estas particularidades. No es malo que haya discrepancias entre jurado y público, pero cuando existe una unanimidad abrumadora como la de Blanca Paloma el sistema pasa al segundo plano que se merece. Vamos allá la Blanca Paloma.

Conversación

0
TOP
15/02/2023

Coincido con dos de las tres incoherencias de las votaciones. El bajón de puntos del jurado en la final para Fusa Nocta en comparación con la semifinal se debe sin duda a la pobre actuación que lejos se quedó a nivel vocal de la semifinal. Por el resto, tenéis toda la razón.

0
TOP
22/02/2023

Muy buen artículo. Me da por suponer que el hecho de que no quieran contabilizar el televoto por porcentaje es para evitar el fandom. Pero teniendo el demoscópico creo que la cosa está más controlada. Si no, la gente va a votar más bien poquito.

11
TOP
15/02/2023

Creo que se debe mantener el sistema mixto y al 50% de jurado y público como la mejor opción posible, ya que si cómo muchas veces se dice, un jurado profesional de 5 o de 8 personas no debería tener tanto peso, unos 30.000 votos en un país de más de 40 millones no es tampoco nada representativo. Y no olvidemos que sin jurado el año pasado no hubiéramos tenido Chanelazo!!!