FONDO
Sudden Lights, undécimos en la primera semifinal de Eurovisión 2023 (Chloe Hashemi / EBU)

Todos los Santos undécimos

_22112017_064816_Avatar_Silosnumeroscantaran_logo

Si los números cantaran

Todos los Santos undécimos

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes

01 de noviembre de 2023


Entradas anteriores

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 26 de Abril

Malmö 2024: Números de postal

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 11 de Abril

Edad y Eurovisión: El Euro-Edadismo

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 21 de Marzo

La forma de las preselecciones nacionales

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 28 de Febrero

El dilema del precio del televoto
Sofi Marinova, que perdió el desempate quedándose fuera de la final (Bulgaria 2012)

Hoy día de Todos los Santos, vamos a recordar a todos aquellos caídos en la undécima posición de las semifinales. Porque los que tenemos a nuestro país clasificado siempre para la final no sabemos lo que es realmente el suspense de pasar o no a la noche del sábado. En este blog pondremos velitas por todos ellos y veremos que existen ciertos patrones geográficos que apuntan a unos Balcanes entre el cielo… y el infierno.

Remember that you can read this blog in English here All Eleventh Saints’ Day

 

PASAR POR EL PURGATORIO, EL DRAMA DE LAS SEMIFINALES

Desde que en 2004 se introdujeran las semifinales en Eurovisión, el festival creó un nuevo momento de tensión: el pase a la final. Siempre, en cada semifinal, los 10 mejores clasificados conseguían el ansiado acceso a la competición del sábado. No había consuelo para los siguientes clasificados. Del undécimo al último deberían probar suerte al año siguiente.

Los 10 clasificados es una tradición que se ha mantenido intacta, hubiera una o dos semifinales. Al igual que salir desde la segunda posición, el undécimo lugar se ha convertido en una especie de indeseable: el más votado de los eliminados, el que se queda a las puertas.

Recuerda que puedes pinchar en todas las imágenes para ampliarlas.

Estonia e Israel fueron los primeros que, en 2004, se quedaron a las puertas de la final (con perdón de los anteriores procesos protoselectivos de los años 90). La mala suerte se cebó los dos años siguientes con Polonia, que repitió el undécimo lugar en sus dos primeras semifinales (en 2004 estaba clasificado automáticamente).

En 2008 y 2009 la organización introdujo el voto del jurado en semifinales con una especie de comodín: la audiencia clasificaría a sus 9 favoritos y el jurado, de entre los restantes, clasificaría a su más votado. De las 4 semifinales, solo en una el 10º clasificado coincidió entre televoto y jurado (Polonia 2008). En las otras 3 ocasiones, Suecia, Finlandia y Croacia remplazaron a Macedonia por partida doble y a Serbia, que fueron las décimas clasificadas del televoto.

PARA SABER MÁS…

Las semifinales se (re)introdujeron en 2004 de forma permanente debido al elevado número de países participantes. Ante la novedad, la organización incluyó los resultados de los países no clasificados después de anunciar los 10 países que sí lograron llegar a la final. Únicamente en aquel año se hizo esa publicación, desde 2005 en adelante los resultados de los semifinalistas solo se conocían pasado el festival.

Puedes ver aquí la publicación de los resultados de los no clasificados en 2004 en directo. Se da la circunstancia de que, debido a un error en el conteo de votos, el resultado que se mostró fue modificado después, sin que afectara a los clasificados.

Neiokõsõ, undécima clasificada por Estonia en Eurovisión 2004.

UN LLANTO ESLAVO

Visto el histórico desde 2004, Macedonia del Norte es el país que en más ocasiones se ha quedado a las puertas de la final: en 2008 y 2009 por ser el décimo del televoto y en 2016 y 2022 por quedar en el undécimo lugar. La segunda posición la comparten Polonia y Serbia con 3 ocasiones cada una. Con dos ocasiones tenemos a Croacia, Lituania, Malta y Portugal.

En el otro lado de la moneda, Albania y Países Bajos son las naciones que nunca han quedado en el undécimo lugar y cuentan con la mayor cantidades de intentos en semifinales (todas menos una).

Si visualizamos estas frecuencias en un mapa, distinguiremos varias zonas. En el siguiente gráfico se muestra el número de veces que un país se quedó a las puertas de la final. En primer lugar la mayor concentración se da en lo que podríamos llamar los Balcanes interiores, con Macedonia y Serbia a la cabeza. Otra zona sería el eje Polonia-Lituania. Entre ambos, tenemos dos casos de éxito diverso: a la izquierda 3 países de dudoso éxito en semifinales (Austria, Chequia y Eslovaquia) y a la derecha dos naciones con alto porcentaje de pase a la final (Hungría y Ucrania). En el Norte, se aprecia muy poca frecuencia.

Tanto el Norte como los balcánicos son grupos que cuentan con colchones de puntos, es decir, puntos que reciben de sus vecinos por defecto. Sin embargo, se revela que su utilidad ha sido distinta en cada zona.

Kaliopi, undécima en la segunda semifinal de Eurovisión 2016 por Macedonia del Norte. En 2012 se clasificó 9º en la semifinal.

PASEO POR EL INFRAMUNDO, LOS NO CLASIFICADOS

Quedarse solo en el puesto 11º es mirar lo anecdótico. Ampliemos el análisis al resto de posiciones por debajo de la zona de clasificación y miremos desde 2008, cuando se crearon dos semifinales para poder comparar desde entonces.

En este periodo el premio se lo lleva Serbia, que solo se ha quedado fuera de la final en dos ocasiones, 2013 y 2017, y en sendas ediciones en el undécimo puesto. Con una sola ocasión fuera de la final y por los pelos están Suecia (en 2010) y Bosnia (en 2016).

Estos países se han quedado en semifinales muy pocas veces. ¿Cómo se han distribuido aquellos países que han quedado eliminados más veces? Este análisis nos hace viajar desde Croacia a Letonia.

A continuación, el mapa nos indica la posición media de cada país teniendo en cuenta únicamente sus puestos cuando no se clasificó. A mayor intensidad de color, más cerca el promedio de clasificarse a la final.

De las 8 veces que Croacia se ha quedado fuera de la final desde 2008, en 5 de ellas se quedó en los puestos 11º, 12º y 13º. Su promedio total es de 13,25 y no quedan muy lejos Lituania, Bulgaria y Malta.

Por contra, Letonia es el país con peor promedio, 15,5. Es decir, sus no clasificaciones son las más rotundas, si bien en este último año se quedó a las puertas. No solo son rotundas, sino que en 5 de las 12 ocasiones (casi la mitad) ha quedado como última clasificada. Le siguen, aunque con participaciones bastante irregulares, Eslovaquia, Hungría, Chequia, Austria y Eslovenia. Todos estos últimos se encuentran en bloque en Centroeuropa, lo que nos señala a un efecto geográfico.

En resumen, si estudiamos no solo el undécimo puesto sino también los siguientes, volvemos a evidenciar que los balcánicos se quedan más a las puertas que otro países, especialmente los Centroeuropeos.

Anna Bergendahl, undécima en la segunda semifinal de Eurovisión 2010. La única vez que Suecia no alcanzó la final.

¡MILAGRO, MILAGRO!

De la misma forma que hemos analizado aquellos que se quedan fuera de la final por muy poco, miremos ahora a aquellos que se han clasificado por muy poco. Por lo difuso que se vuelve este concepto en 2008 y 2009, los descartamos y miraremos de 2010 en adelante.

Si analizamos los promedios desde 2008, las medias van desde las espléndidas de Suecia, Australia y Países Bajos; hasta las más ajustadas de San Marino, Croacia, Montenegro y Bielorrusia.

Esta vez el mapa nos muestra el puesto medio de los países cuando sí se han clasificado. A mayor intensidad, más cercanía del promedio a la décima plaza.

En sus 10 clasificaciones, Suecia acumula 4 victorias en semifinales y no haber quedado nunca por debajo del 7º puesto. Esta marca solo la supera Australia, que en 6 clasificaciones nunca ha bajado de la sexta plaza. En definitiva, clasificaciones contundentes.

No puede decir lo mismo San Marino, que se ha clasificado tres veces y las tres muy justas, décimo, noveno y octavo. Algo parecido con Croacia: un décimo y dos octavos. En su momento, el promedio de las cinco clasificaciones de Bielorrusia fue de un 8º puesto. También son especialmente ajustadas las clasificaciones de Montenegro y las más recientes de Albania.

Son varios los países que se han clasificado 2 veces en la décima posición. Si miramos el número de veces en la novena posición, sobresalen dos países, Serbia y Albania, que quedaron así otras dos veces. Otra vez observamos lo ajustado de las posiciones de países balcánicos.

San Marino, se clasificó por primera vez para la final en Eurovisión 2014, solo un punto por encima de Portugal.

LOS REYES DEL DRAMA

Por último, nos queda juntar estos conceptos para discernir qué países tienen las clasificaciones más dramáticas. Lo hemos representado en el siguiente gráfico. No es fácil de entender pero lo explicamos con detalle.

En el eje horizontal está representada la cercanía de los países clasificados a la no clasificación. Es decir, estarán más cerca del cero aquellos países que cuando se clasificaron, lo hicieron más cerca de la décima posición. Por tanto, a la izquierda nos quedan los países que se clasifican por los pelos y a la derecha los que lo hacen holgadamente.

En el eje vertical se muestra la cercanía de los países a la clasificación cuando no se clasificaron. Así, estarán más cerca del cero los países que se quedaron con más frecuencia cerca del undécimo puesto. Entonces, abajo se ubican países que no se clasifican por poco y arriba los que no se clasifican con rotundidad.

Siguiendo estos datos podemos ubicar a todos los países semifinalistas, para homogeneizar desde 2010 a 2023, y sin contar a Ucrania y Eslovaquia (la primera por haberse clasificado siempre y la segunda por no haberlo hecho nunca).

La zona más interesante es la inferior izquierda, que nos dice qué países están siempre más cerca de clasificarse o no. Como resumen a lo que hemos visto son dos exyugoslavos los más dramáticos, Croacia y Serbia. No muy lejos tenemos también a Bosnia, Albania y Montenegro.

En el extremo contrario, arriba a la derecha, tenemos como máximo exponente a Países Bajos: o se clasifican con contundencia o se quedan fuera de forma rotunda.

 

En definitiva, tanto analizando aquellos que fueron eliminados por poco como clasificados por los pelos, hemos encontrado a los países balcánicos. Sus colchones de puntos les permiten estar en la lucha, dejando su suerte prácticamente a lanzar una moneda al aire. En el lado contrario, los micro-estados y países de Centroeuropa obtienen peores resultados de forma más contundente. Y tú, si eres español, ¿cómo te sentaría quedarte fuera de la final? ¿Qué undécimo puesto te ha sentado peor? Dios los tenga a todos en su gloria.

Mia Dimšić, undécima en la primera semifinal de Eurovisión 2022 por Croacia, el país del drama.
Sudden Lights, undécimos en la primera semifinal de Eurovisión 2023, lo más cerca que han estado de la final en sus últimas seis participaciones.

Conversación