Eurovisión 1974
flag-for-monaco_1f1f2-1f1e8
Mónaco

Romuald

Celui qui reste et celui qui s'en va

Gran Final

Puesto 4

14 pts.

Actuación 10

Intérprete

Romuald Figuier (Saint-Pol-de-Léon, 9 de mayo de 1941) pertenece a una familia de origen tunecino dedicada a espectáculos circenses. Era hijo de Melle Nora (Eléonora Zavatta), famosa vedette, y de Jean Figuier, propietario del Cirque Figuier, que a mediados de los 30 pasaría a denominarse Bostok-Circus hasta su desaparición en 1955. Tuvieron otros cinco hijos además de Romuald: Emma (que casaría con Firmin Bouglione junior, director de otra famosa compañía circense), Rodolphe, Stéphane (también emparentado con los Bouglione), Nathalie y Alexis. Entre sus parientes se encuentra también su tío, el famoso payaso Achille Zavatta, animador del intermedio del Festival de Eurovisión de 1962, con quien compondría varias canciones en el futuro.

Siendo estudiante en el Conservatorio de París, Romuald fue merecedor de un primer premio de saxofón, pero su debut artístico real se produjo como actor de cine en 1960, cuando con sólo 19 años participa en la comedia Tire-au-flanc 62. En 1962 debuta en el teatro en la compañía de Robert Dhery. Su primer disco, un Ep de cuatro canciones acompañado por Michel Colombier y su Orquesta, fue editado en 1963 y, además de su tema principal, Ma plus belle année, versión de It was a very good year, de Frank Sinatra, contenía dos temas compuestos por el propio Romuald, Les copains y Un adieu.

Su reconocimiento como cantante llega en 1964 cuando es designado por la televisión monegasca como su representante en Eurovisión. El joven y aún desconocido Romuald presenta Où sont-elles passées?, tema musicado por el célebre compositor de música para cine Francis Lai, alcanzando un más que meritorio tercer puesto, solo superado por Matt Monro y Gigliola Cinquetti.

Romuald se convierte así en una estrella en los países de habla francesa y sus discos se multiplican, editando también en 1964 dos grandes éxitos más, Le temps de vacances y, especialmente, Cow-boy, tema aún muy recordado. En 1965 participó doblemente en Barcelona en el VII Festival de la Canción Mediterránea, uno de los más importantes eventos musicales europeos en esa época, en el que representó a dos países, Francia, con Dis-moi le vent, que quedó en tercera posición y Mónaco, con Vers quel amour, que quedó sexta. Ese mismo año participa en el Festival de la Rose d’Or d’Antibes con Tout s’arrange quand on s’aime. Auténtico adicto a los festivales, participará también en 1968 en el Festival de Sopot (Polonia), representando a Luxemburgo con Rien n’a changé, que quedó en tercera posición. Ese mismo año representará a Andorra en el el III Festival Internacional da Canção de Río de Janeiro, quedando quinto con Le bruit des vagues. Repetirá país y posición al año siguiente en el mismo festival con Tous les printemps du monde.

Simultáneamente su carrera discográfica continúa con éxitos como Déjà (1965), Je siffle ça (1967) o Vivre sans amour (1968), y a la vez empieza a componer e interpretar numerosas bandas sonoras cinematográficas, actividad que cada vez tendrá mayor importancia en su carrera. En este época se cuentan Les Demoiselles de Rochefort (1967), en la que además hizo el doblaje cantado del actor griego Yorgos Jakiris, L’étrangère (1968) o Une fille nommée amour (1969). Por supuesto sus giras y actuaciones en todo el ámbito francófono son numerosísimas, llegando a pisar el escenario del Olympia de París varias veces.

Su segunda experiencia eurovisiva llegará en 1969 cuando es el representante luxemburgués en Madrid con Cathérine, canción que queda en undécimo puesto, el peor de su palmarés eurovisivo, pero que es un éxito en varios países, incluida España, editando una versión discográfica en castellano. Romuald pasará tres años en Brasil, país en el que se había hecho muy conocido a raíz de sus intervenciones en el Festival de Río.

A su regreso a Francia retoma su carrera discográfica con un nuevo éxito, Jesus Cristo (1971), e igualmente su carrera cinematográfica experimenta un nuevo empuje con Romuald et Julienne (1971), de la que también es compositor musical, y Les intrus (1972, Perros salvajes en su versión española), junto al gran Charles Aznavour. En febrero de 1973 logra su mejor posición en un concurso de canciones al quedar segundo en el Festival de Viña del Mar con su tema Laisse-moi le temps, que obtiene el premio al Mejor Intérprete y se convierte en un clásico en Chile. Laisse-moi le temps será asimismo su mayor éxito internacional cuando el mítico Frank Sinatra lo incluye en su repertorio, traducido como Let me try again. En 1975 será el compositor de Un enfant peut-être que interpretada por Anne-Marie Godart, obtuvo de nuevo el segundo lugar en Viña del Mar.

Romuald vuelve a Eurovisión una vez más, y una vez más representando a Mónaco, en 1974, esta vez con Celui qui reste et celui qui s’en va, canción que queda en cuarta posición compartida con Luxemburgo y el Reino Unido. De esta forma se convierte en el cantante que más veces ha representado a un país extranjero en la historia del Festival. Después continuará grabando regularmente hasta 1976, siendo de destacar canciones como Corps à corps, L’adoption o Malicia y a partir de ese año su carrera como intérprete se ralentiza, centrándose en la de compositor, frecuentemente en colaboración con Pascal Sevran, Claude Germain, Magali Fallourd (Magali Déa) o su tío Achille Zavatta, saliendo de su pluma títulos como Algalis, Tous les deux, Plumes et paillettes, Ballet des grandes jambes, Qu’elle est belle la vie o King Kong. Compondrá asimismo la banda sonora de numerosas películas de la época, muchas de ellas de contenido erótico, como Femmes vicieuses (1975), Mon curé chez les Thaïlandaises (1983), Les Brésiliennes du Bois de Boulogne (1984), Sogni erotici di Cleopatra (1985) o Saint-Tropez interdit (1985).

Tras un single aislado en 1979, Tous les métros ratés, y otro en 1986, Congo, Romuald se retira de la música pasando a ser algunos años representante y jefe de pista del Circo Bouglione, propiedad de la familia homónima con la que también estaba emparentado ya que su hermana Emma estaba casada con el propietario. Romuald será también el autor de la música de sus espectáculos.

Después se retira completamente de todo tipo de escenarios. El recopilatorio Le Temps des Vacances (1991) será el primero de varios CD’s que compilan su numerosa obra musical. En 2001 reaparecerá como compositor de cine firmando la música del corto Noodles.

Texto: Javier Velasco, "Javiquico". Noviembre de 2013

Actuación Gran Final

Elección Interna

Romuald con Celui qui reste et celui qui s’en va fue elegido internamente por la TVM para representar a Mónaco en Eurovisión 1974.

Videoclip

Romuald

Celui qui reste et celui qui s'en va

Jean-Pierre Bourtayre - Michel Jourdan

Carátula

Álbum que incluye el tema

romuald 3

Letra de la canción

Versión original

À la fin d'un amour,
celui qui reste est le perdant
Celui qui part
sait déjà que quelqu'un l'attend

À la fin d'un amour,
à l'instant du dernier regard
Il y a toujours toujours
sur Terre quelque part

Celui qui reste et celui qui s'en va
Celui qui parle et celui qui n'ose pas
Celui qui pleure, celui qui baisse les yeux
Il y a toujours toujours à l'instant d'un adieu

Celui qui reste et celui qui s'en va
Celui qui triche et celui qui ne sait pas
Celui qui va très bientôt trouver l'oubli
Et l'autre qui restera seul toute sa vie
Toute sa vie

Bien sûr je te comprends,
il fallait en arriver là
Tu as la force de partir,
je ne l'ai pas

Bien sûr que je comprends,
bien sûr que je ne t'en veux pas
Mais déjà
nous voilà devenus toi et moi

Celui qui reste et celui qui s'en va
Celui qui parle et celui qui n'ose pas
Celui qui pleure, celui qui baisse les yeux
Il y a toujours toujours à l'instant d'un adieu

Celui qui reste et celui qui s'en va
Celui qui triche et celui qui ne sait pas
Celui qui va très bientôt trouver l'oubli
Et l'autre qui restera seul toute sa vie

Celui qui reste et celui qui s'en va

Letra de la canción

Versión traducida

EL QUE SE QUEDA Y EL QUE SE VA

Al final de un enamoramiento,
El que se queda es el perdedor
El que se va
ya sabe que hay alguien esperando

Al fin de un enamoramiento,
justo cuando se cruzan las miradas por última vez
siepre hay, siempre,
alguien en algún lugar de la Tierra

El que se queda y el que se va
El que habla y el que no se atreve
El que llora, el que baja la mirada
Siempre hay, siempre, un momento para la despedida

El que se queda y el que se va
El que engaña y el que no lo sabe
El que es olvidado a la primera de cambio
Y el otro que permanecerá solo toda su vida
Toda su vida

Por supuesto que te entiendo,
Las cosas deben suceder así
Tienes el poder de marcharte,
Yo no lo tengo

Por supuesto que te entiendo,
Por supuesto que no estoy enfadado contigo
Pero he aquí que,
nosotros nos convertimos en tú y yo

El que se queda y el que se va
El que habla y el que no se atreve
El que llora, el que baja la mirada
Siempre hay, siempre, un momento para la despedida

El que se queda y el que se va
El que engaña y el que no lo sabe
El que es olvidado a la primera de cambio
Y el otro que permanecerá solo toda su vida

El que se queda y el que se va

Traducción: Daniel Adell, “Dannyquelo“.

Eurocanción

RANKING 847º / 1769

6.29 / 10

romuald 3

CANCIÓN

3.5

DIRECTO

4.38

ESCENOGRAFÍA

3.5

VESTUARIO

3.88

ORQUESTA

4.63

Conversación

0
TOP
06/12/2014

El Euroregalo de Hermes4: "Amigo, esta canción es mi tema ganador de Eurovisión 1974, ex-aequo con Italia, espero que te guste tanto como a mi. Un fuerte abrazo", a Taray. ¡Feliz Navidad!