Dinamarca

Yohanna VS Tommy Seebach: La emotiva historia de la nana Under stjernerne på himlen

La subcampeona de Eurovisión 2009 revisita el clásico con el que Tommy Seebach representó por tercera vez a Dinamarca en 1993, y ambos dedicaron a sus respectivas hijas
Vicente Rico
Letra: Javier Velasco · Fuente: eurovision-spain.com
Publicado el día 11 de junio de 2016
11062016_034808_Yohanna_portrait_2
Yohanna (eurovision.tv)

Yohanna VS Tommy Seebach: La emotiva historia de la nana Under stjernerne på himlen

La subcampeona de Eurovisión 2009, Yohanna, está de regreso, y acaba de publicar su nueva canción, Undir Stjörnubjörtum Himni. El tema es una versión en islandés del clásico que representó a Dinamarca en Millstreet 1993, Under stjernerne på himlen, en voz del desaparecido Tommy Seebach.

“Muchos de vosotros probablemente no entendáis una sola palabra de la canción ya que está en islandés. Originalmente escrita e interpretada por Tommy Seebach en Eurovisión 1993, este tema nos trae grandes recuerdos a mi familia y a mi, ya que nací en Dinamarca en 1990. La canción habla de un padre que acuesta a su hija y juntos se embarcan en un sueño, espero que la disfrutéis”, afirmaba en sus redes sociales Yohanna, quien ha sido mamá el pasado 3 de octubre.

LA HISTORIA DE UNDER STJERNERNE PA HIMLEN

La historia de “Bajo las estrellas del cielo” es una de las más bonitas y, a la vez, más tristes de la historia de Eurovisión. Doble representante danés en 1979 y 1981 con las míticas Disco tango y Kroller eller ej, y pionero de la música de baile en el país escandinavo durante los años 70 y 80, Tommy Seebach era una auténtica institución en Dinamarca. 

Seebach compuso la canción Under stjernerne på himlen, una emotiva nana dedicada a su hija Marie, y su familia le animó a presentarse por séptima vez al Dansk Melodi Grand Prix. La DR había rechazado la canción durante varias ediciones por temor a que la adicción al alcohol que sufría el artista pudiera afectar a su rendimiento en el festival. Finalmente, participó en la final nacional del año 1993, ganó holgadamente gracias al televoto, y se convirtió en número 1 de ventas.

La popularidad de Tommy había recuperado todo su esplendor, y volvía por tercera vez al festival que se celebraba en Millstreet, donde realizó una original actuación con la banda y el coro en posición circular. Lamentablemente, los jurados europeos dieron la espalda a la candidatura que se clasificó en vigesimotercera y antepenúltima posición, con tan solo nueve puntos. El resultado no solo se convirtió en el peor hasta esa fecha de Dinamarca en Eurovisión, sino que ante la entrada en la competición de los países bálticos, ex soviéticos y ex yugoslavos, también supuso su eliminación automática para la siguiente edición.

Los medios de comunicación se ensañaron con Tommy Seebach, a quien culparon en primera persona del fiasco danés en Millstreet, así como de su forzosa ausencia en el certamen por primera vez en 18 ediciones. Su carrera musical, después de 20 años en lo más alto, se resintió y nunca más volvería a publicar material nuevo. A finales de los años 90, una reversión de su clásico Kroller eller ej, junto a su talismán Debbie Cameron, así como la edición de varios recopilatorios en clave revival, le permitieron volver a los escenarios acercando su música a un público más joven y a sus seguidores de siempre.

Tommy Seebach fallecía el 31 de marzo del 2003, con tan solo 54 años, en el parque de atracciones Dyrehavsbakken de Klampenborg, a las afueras de Copenhague, donde trabajaba desde hacía tiempo. Un ataque al corazón derivado de su alcoholismo, a pesar de haberse recuperado de la enfermedad, puso fin a su vida a una edad muy prematura. Su hijo, el también cantante y reconocidísimo Rasmus Seebach, declararía posteriormente que las críticas y el acoso sufrido por parte de los medios de comunicación, tras su fracaso en Eurovisión 1993, lo sumieron en una profunda depresión que agudizó su adicción y destruyó su matrimonio hasta el divorcio.

Precisamente, Rasmus Seebach fue uno de los primeros artistas en homenajear a su padre, versionando su canción Under stjernerne på himlen en su segundo álbum Mer' end kærlighed publicado en el año 2011, convirtiéndose en todo un éxito de ventas. Hoy en día, “Bajo las estrellas del cielo” es todo un clásico en Dinamarca, y una eurocanción con vida propia dentro del universo eurovisivo.

BAJO LAS ESTRELLAS DEL CIELO

Me siento en el borde de tu cama 
y te ríes de mí
el mundo disminuye hasta la nada
cuando te miro

Yaces silenciosa como un ratoncillo
y pareces indescriptiblemente pequeña 
entre todos tus osos de peluches

Pero en el juego del sueño 
encontramos la forma
de emprender nuevas aventuras

Bajo las estrellas del cielo navegas conmigo,
ahora cierra tus ojos en silencio
y estaremos de camino
navegamos a través del agua
hasta el país del sueño, tú y yo

Y si te asusta el viento
te beso suavemente en la mejilla
Donde quiera que estés en tu imaginación
siempre estaré aquí contigo, mi amor
Ahora pon a salvo tu mano en la mía

Bajo las estrellas del cielo navegas conmigo
ahora cierra tus ojos en silencio  
y estaremos de camino
navegamos a través del agua
hasta el país del sueño, tú y yo.

La tierra del sueño, tú y yo
Navegar, navegar en el sueño, sueño 
el país del sueño, tú y yo


Dinamarca 1993: Tommy Seebach Band – Under stjernerne på himlen


Rasmus Seebach – Under stjernerne på himlen

Conversación

4
TOP
0
14/06/2016

Yo vivo en Dinamarca y Under Stjernerne på himlen es todo un himno aquí que se aprende en las escuelas... yo mismo la tuve que aprender en clases de danés. Y Rasmus Seebach, el hijo de Tommy, es una superestrella del pop local que está constantemente en la radio.

7
TOP
0
12/06/2016

Tommy Seebach, una de las grandes leyendas de Eurovisión. Sus tres representaciones me gustan mucho, especialmente la canción de 1993. A pesar de todo lo que ocurrió, en la actualidad el pueblo danés está orgulloso de él y de su legado musical. El resto es historia.

4
TOP
0
12/06/2016

Y esto es lo que dice la gente; en Eurovisión te puede dar gloria o el fracaso total.

0
TOP
0
12/06/2016

Me gusta mucho la versión de Yohanna, más que la original. El problema de Seebach es que todo lo hacía muy "festivalero", y tal vez esta canción necesitaba un toque más íntimo, tal y como le ha sabido dar Yohanna. Aun asi, tampoco era para quedar penúltima, pero ya sabemos lo cruel que puede ser Eurovisión a veces con sus artistas, en España sabemos mucho de despellejes eurovisivos.

0
TOP
0
12/06/2016

En la versión del ESC no me gusta demasiado, pero la de su hijo es muy buena, me encanta. En la de Yohanna es preciosa también, pero sobre todo por ella y su voz.

0
TOP
0
12/06/2016

Pues a mi la canción me gustó, y al cabo de los años y con las nuevas tecnologías (internet), pude recuperarla así como todas las demás que tenia en mi mente, fue un subidón. Lo que si es maravilloso es como no hace falta entender una canción para que te llegue a la patata. No sabía tan siquiera que fuese una nana. La letra preciosa.

2
TOP
0
11/06/2016

¡Qué ganas de volver a ver a Yohanna en el ESC, pero con la canción ganadora! Islandia se lo merece.

0
TOP
0
11/06/2016

Muy chulo el artí­culo.

3
TOP
0
11/06/2016

En su dia me pareció una canción malísima y entendí su mal resultado... sin embargo, ahora me encanta!

8
TOP
0
11/06/2016

Muy bonito homenaje a un clásico del festival. Me ha encantado recordarla en 3 versiones diferentes y excelentes, cada una en su estilo.

0
TOP
0
11/06/2016

Que bien canta Yohanna, ojalá vuelva y le de la ansiada victoria a Islandia por primera vez, tiene una voz especial y melodica,aparte de guapa que es.

0
TOP
0
11/06/2016

Yo no diria VS sino homenaje