Reportajes

Euroflashback 1963: Cuando una Balada de baile se convirtió en Algo prodigioso

El año en que Luther King tenía un sueño y también murió asesinado Kennedy, fue una pareja danesa, la formada por Grethe & Jorgen, la que se llevó el gato al agua en Eurovisión con una de las votaciones más polémicas de la historia. La BBC organizó el festival que por primera vez tuvo escenarios adaptados a cada actuación. Dos puntos procedentes de la Yugoslavia de Tito salvaron al crooner barcelonés José Guardiola del cuarteto de países que volvieron a casa con un rosco
Igor Santamaría · Fuente: eurovision-spain.com
Publicado el día 12 de octubre de 2017
08102017_113509_euro_1963_grande
Euroflashback 1963 (eurovision-spain.com
Diseño: Manuel Rivero)

Euroflashback 1963: Cuando una Balada de baile se convirtió en Algo prodigioso

I have a dream. Tengo un sueño. Lo proclamó Martin Luther King Jr. el 28 de agosto de 1963 desde las gradas del Monumento de Lincoln ante una multitud de aproximadamente 250.000 personas. La Marcha a Washington por los derechos civiles tenía el fin de presionar al Congreso para que sancionara un proyecto de ley de igualdad de oportunidades que pusiera fin a la segregación y la discriminación. Soñar. Aspirar. Ansiar. Desear. Y luchar. Conciencia. El mismo espíritu con que el dúo Grethe & Jørgen Ingmann con el tema Dansevise (Balada de baile) representó a Dinamarca y acudió a Londres para hacerse con lo que hoy llamamos micrófono de metacrilato.

El Reino Unido ejerció de anfitrión tras declinar la propuesta el podio en pleno de Eurovisión 1962, Francia, Mónaco y Luxemburgo. Gracias a la misma BBC que ahora se desgañita por recuperar su prestigio en el festival, éste cobraba una nueva vida. La televisión pública británica buscó un nuevo enfoque al ser las canciones interpretadas en un estudio mientras el público se situaba en otro, con una puesta en escena única y diferenciada para cada composición, con un cambio de set raudo y efectivo. Una apuesta que hizo saltar el falso rumor de que las actuaciones habían sido pregrabadas.


Dinamarca: Grethe & Jorgen – Dansevise

Las polémicas no quedaron ahí y, como no podía ser de otra forma, alcanzaron las votaciones. Al jurado noruego le pilló el toro cuando fue interpelado por la presentadora, la histórica Katie Boyle, debido a que su director todavía se hallaba sumando los sufragios individuales de sus 20 miembros. Su estado preso del miedo fue tal que el secretario del jurado ofreció un resultado intermedio leyendo los puntos muy rápidamente y en orden erróneo. De acuerdo con las normas, quien llevaba la batuta del concurso anunció a los televidentes que, una vez se conocieran los votos de todos los países, volverían a Noruega. Así, los noruegos desvelaron sus puntos finales que fueron distintos de los intermedios aireados, dando la vuelta a la tortilla y otorgando la victoria a la vecina Dinamarca en vez de a la ganadora provisional Suiza.


La votación

Ronnie Carroll abrió el telón para decirnos cosas maravillosas con su Say wonderful things. Este crooner irlandés representó dos años consecutivos al Reino Unido en Eurovisión, siendo el único en hacerlo en toda la historia, antes de dedicarse a la política en partidos antisistema y fallecer en 2015 a los 90 años. Su actuación quedó inmortalizada sentado y rodeado de bellas muchachas clonadas hasta que, en un sonriente primer plano, una de ellas le marca un beso en el carrillo como colofón. También clonó el cuarto puesto de Ring-a-ding girl en 1962.

Le siguió en escena uno de los cuatro ceros de la edición, la neerlandesa Annie Palmen, a la que perdimos en el 2000, con Een speeldoos (Una caja de música), y todo a pesar de su «Sonrisa Profident». Elegida internamente por culpa de una huelga de músicos, ya había ganado la final nacional de 1960, pero no fue la abanderada.


Reino Unido: Ronnie Carroll – Say wonderful things

Turno para Alemania con Marcel de Heidi Brühl, cuyos ojos expresivos y silueta evocaban a la típica Marisol. Después de ser segunda en la preselección de 1959 y antes de su paso por el festival, en el que fue novena con cinco puntitos, edita ocho singles, filma cinco películas, actúa en el musical Lieben Sie Show? y gana dos premios Bravo Otto y un Goldener Bildschirm. Una carrera meteórica que, posteriormente, centraría en el cine y la televisión, y la llevaría a triunfar también en Estados Unidos en películas como Licencia para Matar de Clint Eastwood. Un cáncer de mama frenó su carrera, negándose a recibir tratamiento alguno, hasta que en 1991 pasó por quirófano y no despertó de la anestesia con tan solo 49 años. 

En mitad de la tabla se quedó Austria con Vielleicht geschient ein Wunder de Carmela Corren que tuvo el honor de ser la primera cantante israelí en pisar el escenario de Eurovisión, si bien minutos después le acompañaría en el trono la abanderada suiza Esther Ofarim. Su actuación también fue la primera que mezcló dos idiomas, alemán e inglés. El segundo rosco le tocó a Noruega con Solhverv de Anita Thallaug, quien acudió a Londres ante la negativa de la ganadora del Melodi Grand Prix, Nora Brockstedt, a la que ya habíamos visto en 1960 y 1961. Thallaug volvería a probar fortuna, sin suerte, en el MGP 1966.


Alemania: Heidi Brühl – Marcel

El italiano Emilio Pericoli se llevó el bronce después de conquistar a los jurados europeos con una actuación en la que iba descubriendo paneles de bellas jóvenes. Ganador de Sanremo, a dúo con Tony Renis, con la eurovisiva Uno per tutte, la primera participación de ambos en el Festival della Canzone Italiana se remonta al año anterior con la mítica Quando quando quando de la que se han hecho infinidad de traducciones y versiones como las de Engelbert Humperdinck, Cliff Richard, Caterina Valente, Michael Bublé, Nelly Furtado, etc. Solo fueron cuartos. Con su muerte en 2013, a los 85 años, desapareció el vencedor más longevo de Sanremo.

Y más ceros, en esta ocasión, para Finlandia con Laila Halme y Muistojeni laulu, La canción de los recuerdos, que más bien parecía un canto a las hadas. Tercera en la final nacional finlandesa que ganó Irmeli Mäkelä, se especuló que las compañías discográficas presionaron para el cambio de intérprete. Un año después, Laila acudió al Festival de Sopot con similares resultados, quedándose en el 19 con Sadun Sininen.


Italia: Emilio Pericoli – Uno per tutte

A continuación llegó la actuación vencedora. Grethe y Jorgen arrasaron con su química, gracias a que eran matrimonio, y una composición versionada al español como Balada del amanecer por Encarnita Polo y  Luis Gardey. Su divorcio personal llegó en 1975, perdiéndola a ella con 52 años en 1990, por otro cáncer de mama, y a él en 2015 a los 89. Grethe llevaba la voz cantante con naturalidad, a juego con el toque excelso de guitarra de Jorgen, y la atracción que se respiraba en el ambiente.

Yugoslavia con Brodovi de Vice Vukov se quedó en una mediocre undécima posición con tres puntos, y aunque quiso quitarse la espina en Nápoles en 1965, empeoró un puesto y un punto su primera marca. Posteriormente sería un símbolo de la comunidad croata en Estados Unidos, ganó cuatro años seguidos el Festival de Split y fue embajador y diputado de su país. El 17 de noviembre de 2005 sufrió una caída en las escaleras del Parlamento que le produjo un traumatismo craneoencefálico grave quedando tras la cirugía en estado vegetativo, inicialmente considerado irreversible, si bien en noviembre de 2007 los médicos informaron que de vez en cuando recuperaba la conciencia. El 24 septiembre de 2008 fallecía después de 34 meses de lucha por la vida.

Quien no se creyó nunca cómo se le escapó el triunfo fue Suiza con T'en va pas de Esther Ofarim, una balada melódicamente cuidada y mejor interpretada que enganchó al público. Si antes del festival la relanzó un tal Frank Sinatra, después fue encumbrada por canciones escritas por Bee Gees. Tras una carrera plagada de éxitos, el inefable compositor alemán Ralph Siegel le ofreció en 1997 su tema Zeit para intentar representar a Alemania en Eurovisión, un tándem que no fructificó por desavenencias entre ellos. Finalmente fue Bianca Shomburg la intérprete que viajaría a Dublín quedando en un pésimo puesto 18.


Suiza: Esther Ofarin – T'en van pas

Quinto, se gustó y gustó el francés Alain Barrière con Elle était si jolie. Esta composición es considerada por los eurofans una de las mejores candidaturas presentadas por el país al festival. A lo largo de sus más de 50 años de carrera musical ha grabado innumerables discos y canciones que le llevaron a recibir en 2011 de manos del Ministro de Cultura Frédéric Mitterand el título de Commandeur des Arts et des Lettres.


Francia: Alain Barrière – Elle était si jolie
 

España salió en el 12 y en el 12 se quedó. José Guardiola, al que perdimos en 2012, recibió dos puntos de la Yugoslavia de Tito que le permitieron salir por los pelos del farolillo rojo en una de tantas debacles nacionales. Algo prodigioso resultó ser algo anodino, quizás porque él prefería haber participado con Nubes de colores con la que ganó el Festival de la Canción Mediterránea, donde alcanzó por votación popular un número mayor de votos que de asistentes a la gala. Cosas de la época.

El crooner barcelonés, hincha de un Espanyol al que incluso compuso su primer himno, se hizo famoso por su bigote, por defender la normalidad de cantar en catalán desafiando las férreas imposiciones franquistas, y por sus versiones de clásicos del swing, el jazz y el rhythm and blues. Guardiola se aferró al imaginario colectivo de una generación con la canción Di, papá, del año 1962, interpretada junto a su hija Rosa Mary convirtiéndose en un clásico de la música infantil. La balada del vagabundo fue otro de sus éxitos con gran repercusión en Latinoamérica.

La participación de José Guardiola en Eurovisión 1963 nos dejó dos anécdotas, la primera, ser el primer solista masculino en recibir puntos, después del cero de Víctor Balaguer en la edición anterior; y la segunda, su adaptación en español del Uno per tutte de su compañero Emilio Pericolli.


España: José Guardiola – Algo prodigioso

El cuarto y último cero de la noche se lo llevó Suecia con En gang i Stockholm de Monica Zetterlund. Una actuación arriesgada, incomprendida y, quizá, fuera de lugar de toda una leyenda de la música y el cine sueco que cuenta con innumerables premios y reconocimientos, entre ellos, un Grammy. Considerada uno de los iconos del jazz, grabó con estrellas como Louis Armstrong o Quincy Jones, y su obra ha sido muy alabada por la crítica y querida por el público. En el año 2005 murió carbonizada en un incendio en su apartamento provocando un shock en la sociedad sueca. El Ayuntamiento de Estocolmo le puso su nombre a un parque, la eurovisiva Charlotte Perrelli publicó un disco de versiones de sus grandes éxitos titulado I din röst (En tu voz) y se grabó una película biográfica, Monica Z.


Suecia: Monica Zetterlund – En gang i Stockholm

El belga Jacques Raymond con Waarom? se quedó en tierra de nadie, décima posición y cuatro puntos, aunque en 1971 pudo regresar a dúo con Lily Castel con Goeiemorgen morgen, relevando al dúo Nicole & Hugo ante la ictericia de ella. En su segunda oportunidad fue decimocuarto. Nicole & Hugo tendrían la suya en 1973 con la inolvidable Baby baby.

El punto y final lo pusieron otras dos leyendas, la francesa Françoise Hardy con L'amour s'en va, representando a Mónaco; y la griega Nana Moskouri con A force de prier, abanderando a Luxemburgo. La cantante y actriz Françoise Hardy lleva más de 50 años en activo y con éxito, algo que muy pocos pueden decir. Reconocida con la Gran Medalla de la Canción Francesa, ha actuado en numerosas ocasiones en el mítico Olympia de París, ha trabajado para Woody Allen y ha sido musa de André Courrèges, Yves Saint Laurent o Paco Rabanne. En el festival fue quinta.

Nana Moskouri, por su parte, ha grabado más de 120 álbumes y ha vendido más de 300 millones de copias a lo largo de una carrera a la que puso la guinda con una gira mundial de despedida que duró tres años entre el 2005 y 2008. En su caso fue octava en Eurovisión, un escenario que volvió a pisar en Atenas 2006 para dar comienzo a las votaciones.


Mónaco: Françoise Hardy – L'amour s'en va


Luxemburgo: Nana Moskouri-A force de prier

1963 fue un año de impacto. El 28 de enero, como desafío a la segregación, Harvey Gantt se convirtió en el primer alumno afronorteamericano que fue admitido en la Clemson University de Carolina del Sur, graduándose con honores para luego obtener una Maestría en Planeamiento Urbano en MIT. 20 años después fue elegido alcalde de Charlotte, Carolina del Norte. Posteriormente ganaría las elecciones para un segundo período.

El 19 de febrero se avanza en los derechos de la mujer con la publicación del libro The Feminine Mystique (La mística de la feminidad) que analiza la vida de las mujeres estadounidenses en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, impulsando el movimiento de liberación femenina. Betty Friedan, quien hizo su debut como autora de esta obra, cofundó y dirigió la National Organization for Women (Organización Nacional para la Mujer).

El 16 de abril, Martin Luther King Jr. escribe Carta desde una cárcel en Birmingham tras ser encarcelado por desacatar una orden judicial de un tribunal estatal contra las protestas públicas. En ella incluye la famosa cita: «Una injusticia cometida en cualquier lugar es una amenaza a la justicia en todas partes».


Luther King

El 22 de marzo, George, John, Paul y Ringo, The Beatles, lanzan su primer álbum Please Please Me en el Reino Unido que incluye temas clásicos como I Saw Her Standing There y la versión del grupo de Twist and Shout. El disco se retituló como Introducing… The Beatles para su lanzamiento en Estados Unidos en 1964. Ese mismo año conocimos a otra leyenda, los Rolling Stones. Uno de sus primeros singles, I wanna be your man, fue curiosamente compuesto por Lennon y McCartney.


The Beatles – Twist and shout
 

The Rolling Stones – I wanna be your man
 

La cosecha del 63 nos dejó más temazos como Blue velvet de Bobby Vinton, I only wanna be with you de Dusty Springfield, Be my baby de The Ronettes, Surfin' USA de The Beach Boys o Return to sender de Elvis Presley. También Et Maintenant de Gilbert Becaud, J'entends siffler le train de Richard Anthony, En écoutant la pluie de Sylvie Vartan o Leonard Bernstein y su María (West Side Story). Los eurovisivos Cliff Richard y Françoise Hardy publicaban Summer holidayTouts les garçons et les fillestory.


Bobby Vinton – Blue velvet
 

Dusty Springfield – I only wanna be with you
 

Volviendo a las clases de historia, el 10 de junio se promulga la ley de igualdad salarial, independientemente del género, que si bien incrementó el sueldo femenino todavía hoy no ha alcanzado el masculino. No fue hasta el 2009, y a fin de proteger a la mujer contra la desigualdad, cuando el presidente Obama lanzó la Ley del salario justo de Lilly Ledbetter. El 5 de agosto de 1963, Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Soviética firman el Tratado de Prohibición Parcial de Ensayos Nucleares, un día antes del 18º aniversario del bombardeo a Hiroshima que sucedió a final de la Segunda Guerra Mundial. El acuerdo apunta a disminuir la carrera armamentista y a limitar los efectos de los ensayos nucleares sobre la atmósfera y el medioambiente.

El 15 de septiembre el Ku Klux Klan pone una bomba en la Iglesia Bautista de la Calle 16 de Birmingham, Alabama, lugar de reunión de los dirigentes de los derechos civiles. En la explosión pierden la vida cuatro niñas, todas menores de 15 años. La iglesia continúa abierta hasta el día de hoy. Y el 22 de noviembre, golpe a la democracia estadounidense, con el asesinato de John F. Kennedy cuando viajaba en una caravana de vehículos en Dallas. A bordo del Air Force One, en el aeropuerto Love Field, el vicepresidente Lyndon B. Johnson prestó juramento como nuevo Presidente de EE. UU. Dos días después acusaron de homocidio a Lee Harvey Oswald, que también morirá asesinado a manos de Jack Ruby.


NODO: Asesinato de JFK

Cinematográficamente se estrenaba Desde Rusia con amor, la segunda película de la saga de James Bond, encarnado por su primer protagonista Sean Connery. También llegaba a la pantalla grande Irma la dulce, Jasón y los argonautas, La pantera rosa, Los lirios del valle, Merlín el encantador y la célebre Los pájaros de Hitchcock. El film Tom Jones y los actores Sidney Poitier y Patricia Neal así como Fellini 8½ como película de habla no inglesa fueron las triunfadoras de los Óscar.


Los pájaros

Mientras tanto, en España, continuaba la progresiva apertura al exterior y el avance en derechos en plena dictadura franquista. Un ejemplo significativo de ello es el nacimiento de los sindicatos CC.OO. y USO. A pesar de estos tímidos pasos hacia delante, el régimen sigue aplicando medidas drásticas. Un militante clandestino del Partido Comunista, Julián Grimau, fue ejecutado por delitos cometidos durante la Guerra Civil.

Como ejemplo de los tímidos avances hacia un estado más moderno, en el ámbito económico, cabe destacar la aprobación de la Ley General Tributaria. La creciente importancia del sector del turismo en nuestra economía lleva a acuñar el eslogan España es diferente, aunque anclados en tópicos como la siesta, el flamenco y los toros con el Cordobés tomando la alternativa, para diferenciarnos del resto de países europeos. Unos clichés que todavía en pleno siglo XXI cuesta dejar atrás. 

La apertura al exterior se plasma también en la moda juvenil con los aires rockeros importados del Reino Unido que traen un nuevo movimiento, los ye-yes. Las faldas se van acortando y triunfan los vestidos con un toque infantil y las melenas lisas. También salen a la venta los cigarrillos Ducados en hebra negra de tamaño largo.


Ejecución de Julián Grimau por el Tribunal de Orden Público

La ciudadanía española que podía costearse un receptor de televisión veía Salto a la fama, Teledomingo, Bonanza y El llanero solitario, cuando en Estados Unidos ya se contemplaba General Hospital o El show de Judy Garland.

Ese año fue secuestrado durante 70 horas el jugador Alfredo Di Stéfano a manos del escultor y pintor venezolano de origen cubano-español Paúl del Río, conocido por su pasado guerrillero como Máximo Canales, motivado por una protesta contra la llamada IV República, período de gobiernos socialdemócratas y democristianos que se alternaron durante el medio siglo previo al primer triunfo electoral en 1999 de Hugo Chávez. Anquetil ganaba la Vuelta a España y el Real Madrid el campeonato liguero.

1963 fue el año en que llegaron al mundo Carmen Machi, José Mourinho, Gonzalo de Castro, Michael Jordan, Nacho Cano, Pedro Duque, Quentin Tarantino, Xuxa, María del Monte, Johnny Depp, Alaska, Blanca Portillo, Emilio Butragueño, George Michael, González Iñarritu, Eros Ramazzotti, Amparo Larrañaga, Ángels Barceló, Jordi González, Lydia Bosch, Micky Molina y Brad Pitt, entre otros muchos. Y perdimos a Ramón Gómez de la Serna, Edith Piaf o Luis Cernuda.


El llanero solitario

Musicalmente en España se convirtió en un modesto himno femenino El partido de fútbol de Gelu. Otro himno, en este caso ye-ye, fue Popotitos de Teen Tops, uno de los precursores del rock and roll cañí. También escuchamos y tarareamos por primera vez uno de los estribillos más pegadizos de la historia, el Dile de Luís Aguilé y sus corbatas kilométricas. 

El Dúo Dinámico ganaba el Festival de Benidorm con Amor de verano y triunfaban en las listas con La balada gitaba. Otros éxitos fueron el Trébole de Rocío Dúrcal o Cien kilos de barro y Dame felicidad de Enrique Guzmán. Algo prodigioso aún estaba por llegar para España en Eurovisión.


Teen Tops – Popotitos


Gelu – El partido de fútbol


Luís Aguilé – Dile

Conversación

7
TOP
14/11/2017

Para mí el 63 es el mejor festival de la historia,por la impresionante calidad y grandeza de las interpretaciones de grandes canciones y grandes actuaciones cual videoclips, con una de las mejores y más merecidas ganadoras,grandes nombres para la historia del festival,aunque alguna gran injusticia como la preciosa gran canción de Monica Zetterlund un lujo su presencia en el festival, y de lo mejor de Suecia en él,algo tan genial resultados a parte siempre es necesario en el festival.Genial año.

2
TOP
13/10/2017

Gracias por tan magnífica columna, como siempre. El 63 fue, para mi gusto, uno de los mejores festivales de la Historia. Tanto en calidad musical e interpretativa como en la realización, aun hoy original y de un gusto y factura exquisitos. A los nostálgicos, festivales como el de aquel año, nos hacen criticar la falta de madurez y seriedad en el mayor espectáculo musical televisivo en la actualidad. Aquellos años no volverán, ni deben volver, las cosas como son.