23032019_121930_fondo_original

Melodifestivalen 2019 (II) Batalla de edades

_22112017_064816_Avatar_Silosnumeroscantaran_logo

Si los números cantaran

Melodifestivalen 2019 (II) Batalla de edades

29 de marzo de 2019


Entradas anteriores

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 31 de Marzo

Melodifestivalen 2021: Melodi Nummer Sju

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 23 de Febrero

Tops eurovisivos y dónde guardarlos

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 26 de Enero

ADN Eurovisión (VII) El Visegrado y el Factor X

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 29 de Diciembre

¿Y si pudieras sabotear Eurovisión?

John Lundvik se proclamó vencedor del Melodifestivalen 2019 de forma aplastante: arrasó tanto en jurados como en televoto. Eso no quita que esta edición nos haya dejado interesantes resultados. La introducción del televoto por edades nos permite ver que existen diferencias entre lo que votan jóvenes y mayores. ¿Quieres descubrirlas? Sometemos a los suecos a una radiografía completa.

EL RETORNO DEL TELEVOTO

Lo primero que vamos a analizar es si el nuevo sistema de televoto por edades ha sido útil para dar más peso al público, que en los últimos años no era tan importante como el jurado tal y como hemos comentado en publicaciones anteriores..

En primer lugar veamos el rango del jurado. La máxima puntuación del jurado fueron los 96 puntos máximos de John, mientras que la mínima fue para Jon Henrik, 19 puntos. Esto hace una diferencia de 77 puntos. El televoto por su parte también dio su mejor valoración a Lundvik, 85 puntos, siendo la mínima para Lina, con 8 puntos. Esta diferencia es también de 77 puntos. Luego, en términos de rango, este año jurado y televoto han tenido un peso similar.

Si el televoto hubiese sido como en años anteriores, la máxima puntuación habrían sido los 65 puntos de John y la mínima los 26 de Lina. Este rango es de 39 puntos, la mitad del rango que realmente hubo. Por tanto, aunque este año no había mucho que decidir, el televoto ha recuperado el peso perdido y vuelve a ser competitivo en el Melodifestivalen.

Esta mejora en el peso del televoto también se puede observar en los resultados finales. Jon Henrik, hundido por los jurados, habría sido 9º con el antiguo sistema, pero la mejora del televoto le permitió terminar la noche 4º. En el lado contrario, Nano, segundo clasificado de los jurados, fue finalmente 8º por su escaso resultado en el televoto. Con el antiguo sistema, al tener menos peso el televoto, habría quedado 4º.

GUSTOS ASIMÉTRICOS

Es obvio que a todos no nos gustan las mismas canciones. Seguramente la gente mayor que conozcas prefiere otra música a la que escuchan más los jóvenes. Esta teoría ha quedado demostrada con el televoto por edades del melfest.

Para medir estas diferencias vamos a usar (y por primera vez en este blog) el coeficiente de asimetría, que no es más que una forma de medir si algo gusta más a un extremo, al otro o si permanece neutral. En función de los votos emitidos por los grupos de edad podemos extraer estos coeficientes para cada canción.

Si observamos el top5 de las canciones que más gustaron a los sectores más mayores, veremos que se corresponden con intérpretes de más edad: Jan Malmsjö (nacido en 1932), Arja Saijonmaa (1944) y Ann-Louise Hanson (1944). Por el contrario, en el top5 juvenil tenemos a intérpretes jóvenes y/o estilos más acordes a esas edades. Es decir, la edad del intérprete motiva a los de su quinta. 

Como suele decirse, el equilibrio está en el punto medio. Observando los gráficos podemos ver que el top3 de los mayores no consiguió ni llegar al Andra Chansen. En el caso de los más jóvenes es aún peor: sólo la octava (Torn) y la novena (I do me) consiguieron sobrevivir a las semifinales.

Por contra, los 8 que más gustaron por igual terminaron siendo finalistas (5) o llegaron a la repesca (3). En semifinales Wiktoria fue la que más consenso obtuvo, mientras que en la final fue Bishara.

El orden de asimetría se mantuvo en la final, donde la que más destacó entre los mayores fue I do, de Arvingarna (1968-72), y entre los jóvenes, I do me, de Malou Prytz (2003). Sin embargo, los gustos no son totalmente fijos. La asimetría en semifinales hacía pensar que la canción de Nano gustaba más a los mayores y, sin embargo, estos terminaron olvidándose de él en la final.

PERO, ¿QUIÉN VOTA EN EL MELODIFESTIVALEN?

Los resultados también nos permiten valorar qué sectores de edad votan más en el Melodifestivalen, aunque este detalle no se haya publicado explícitamente. Para ello basta con ver la correlación, el parecido, entre lo que vota cada sector de edad y el resultado final de cada semifinal y la final.

Por lo general, todos los porcentajes son bastante altos, lo que sugiere que todos los grupos de edad tienen una alta participación en el concurso. El grupo con el más coincidieron los resultados es el de 16-29 años, con un parecido del 91%. Con un 89% le sigue el siguiente grupo, los de 30-44. En el lado contrario, son los más jóvenes los que pueden estar más a disgusto con los resultados, solo están de acuerdo al 62%. Parece que a medida que la edad aumenta, baja la correlación y, sin embargo, repunta con los mayores de 75 años con un parecido del 88%. Hecho excepcional o no, necesitaremos alguna edición más para saber si los mayores suecos se han revitalizado.

Quitando esta excepción, podemos afirmar que el mayor público del Melodifestivalen están entre la gente de 16 a 44 años, aunque se demuestra que es un espectáculo para todas las edades.

PARA SABER MÁS: ¿QUIÉN VOTA POR TELÉFONO?

Para los que quieran profundizar más, vamos a hablar del grupo de voto telefónico. En este bloque no se diferencia por edad, solo recoge las llamadas hechas por cualquier persona a través del teléfono. El desglose de votos por edades también nos permite estimar qué sectores de edad son los más dados a votar teléfono si comparamos los resultados y extraemos los parecidos.

El grupo de edad que más calcó al voto telefónico fueron los de 60-74 años, con el 92%. Le siguieron de cerca los grupos adyacentes y si nos alejamos hacia los más jóvenes, se va perdiendo nivel de acierto de forma exponencial.

En definitiva, podemos concluir que la gente de más edad es la que más utiliza el teléfono para votar. Esto tiene otra implicación, y es que el grupo de voto telefónico dio más peso a estos sectores de gente mayor en contraposición a los más jóvenes. Es decir, la organización debería estudiar cómo corregir esta duplicidad en el voto de los más adultos.

Resumiendo, los resultados del Melodifestivalen nos permiten hacer un análisis completo por edades que muestra que hay diferencia entre jóvenes y mayores. Esta es solo una preselección más de las que se hacen por Europa, pero puede ser una buena pista para saber cómo se vota en general en Eurovisión. ¿Te gustaría el mismo sistema para el festival? ¿Estás de acuerdo con los grupos de edad?

¡No olvides seguirnos en twitter e instagram @SLNC_es!
También puede interesarte:

– Y para más gustos, ¡aún más preselecciones!
– Melodifestivalen 2019 para todos los públicos

Y además, estamos preparando un nuevo juego-simulación en nuestro twitter. ¡Apúntate y forma parte del experimento!

Conversación