29122019_010728_fondo_original

ADN Eurovisión (V) Los trillizos bálticos

_22112017_064816_Avatar_Silosnumeroscantaran_logo

Si los números cantaran

ADN Eurovisión (V) Los trillizos bálticos

29 de diciembre de 2019


Entradas anteriores

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 10 de Enero

Hola 2023, adiós jurados en semifinales

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 13 de Diciembre

JESC 2022: El televotito online

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 22 de Noviembre

ADN Eurovisión (VIII) El teselado islámico

Escrito por Jesús Manuel Rodrigo Céspedes | 25 de Octubre

Los 6 jurados tramposos: un gráfico para destaparlos a todos

Quinto episodio de esta sección en la que nos centramos en tres países bastante peculiares. A medio camino entre la Europa del norte y la oriental, Estonia, Letonia y Lituania forman un peculiar grupo que ha demostrado ser capaz de lo mejor y lo peor en los últimos años. Y es que, aun siendo estados pequeños, su participación en el festival tiene bastantes diferencias que analizamos en esta entrada.

MÁS ALLÁ DEL BÁLTICO

Como es costumbre en esta sección, primero vamos a analizar cómo son las votaciones de este quinto patrón por importancia tras el soviético, el yugoslavo, el nórdico y el heleno. ¿Cuáles son los países a los que beneficia? ¿A cuáles perjudica?

Del mapa se desprende que Estonia y Letonia son las grandes beneficiadas. Les sigue Rusia, que colecciona así un cuarto grupo que la beneficia (soviéticos, yugoslavos y helénicos también la favorecen de forma significativa). En un escalón inferior Lituania e Italia también sacan provecho. Resulta especialmente curioso que un país tan alejado como es Italia sea beneficiado junto a los bálticos. En años anteriores Finlandia también se incluía aquí, pero ha perdido relevancia.

En el grupo de los perjudicados encontramos a varios países: Armenia, Azerbaiyán, Bosnia, Bulgaria y Rumanía, de los cuales, los dos caucásicos son los peor parados. Esto no significa que no les voten, si no que lo hacen menos que lo que suelen promediar con el resto de países. Además, es indicativo de que no todo el bloque de países del Este se vota de manera similar.

En resumen, vemos un patrón de votación que beneficia en general a los países bálticos y perjudica a una serie de naciones en torno al sureste de Europa.

TRES HERMANOS Y UN PRIMO

Ahora nos queda ver qué países votan de la manera que hemos descrito en la sección anterior y en qué medida siguen esta conducta.

Según se aprecia, los tres bálticos por excelencia, Estonia, Letonia y Lituania comparten un valor idéntico, por lo que siguen este patrón de forma equilibrada. Un cuarto país se cuela y también presenta los rasgos que veíamos anteriormente, Finlandia. No obstante, la cercanía del país nórdico se debe a su especial relación con Estonia, con la que comparte familia lingüística a diferencia de las lenguas baltoeslavas en Letonia y Lituania.

Por último, hay que destacar que Turquía presenta rasgos contrarios a este gen. Es decir, perjudica a los bálticos y beneficia al grupo de países que mencionábamos antes. Igual que nos pasaba con los países helenos, existe una contraposición entre los bálticos y Turquía.

UNO PARA TRES Y TRES PARA UNO

Aunque, como vemos, estos tres países comparten rasgos en común, han tenido una suerte distinta en el festival. Cada año al menos uno de ellos suele colarse en la final (en 2010 y 2017 ninguno de ellos lo logró) pero también es raro que los tres lo hagan al mismo tiempo (la última vez fue en 2015). Estonia en 2001 y Letonia en 2002 lograron sus únicas victorias hasta el momento. Eso sí, desde entonces, el mejor puesto que han cosechado sigue siendo el bronce de Sahlene en 2002. Lituania, que suele llegar a la final para quedarse en la mitad de la tabla, aún no se ha subido al top5 mientras los años siguen pasando sobre su sexto puesto en 2006.

Dejando a un lado los resultados, lo curioso es ver cómo, aun teniendo este rasgo báltico, entre ellos existen diferencias de comportamiento. Los tres juntos tienen una superficie de 175.000 km2, algo menos que la superficie de Bielorrusia. Este país vimos que era únicamente soviético, no obstante, Letonia y Lituania, además de tener este gen báltico también tienen el soviético y Estonia posee también el nórdico, junto con Finlandia.

Los dos eslavos también son los más proclives a votar por Bielorrusia y Ucrania, mientras que Estonia favorece más a Suecia, Dinamarca y Hungría (también de su familia lingüística). Es decir, los bálticos son un eje bisagra entre soviéticos y nórdicos que además se votan entre sí. Si los bálticos fueran un único país no podríamos ver toda esa variedad de actitudes en las votaciones. Nos sugiere esto, que, a pesar de los patrones generales de votación que vemos en Eurovisión, hay muchísimos más ocultos por los países con grandes extensiones.

Esto no quiere decir que tengamos que fragmentar Europa, pero sí es un indicio más de la riqueza cultural, lingüística e histórica a diferentes niveles de nuestro viejo continente.

Para concluir, hemos ampliado la imagen que teníamos sobre el trío báltico, que afecta a sus alrededores geográficos y lingüísticos, y hemos observado los matices entre ellos gracias a su fragmentación. Como siempre, actualizamos la calculadora de genes (versión 3.0 con datos actualizados de 2019) para que tú mismo puedas saber si eres pro-báltico o anti-báltico introduciendo tus preferencias por países. Puedes descargarla aquí o en nuestra sección multimedia de la web.

Head uut aastat! Laimīgu Jauno gadu! Laimingų Naujųjų Metų! O lo que es lo mismo, ¡feliz año nuevo para todos!

Conversación