Israel

Netta se defiende: «Si dejara que la política se infiltrara en mi música, la estaría arruinando»

«Vine para dar amor y hacer del mundo algo mejor. No me toca a mí decir si estoy de acuerdo o no (con la política de mi Gobierno)», así empiezan las declaraciones de Netta para desvincularse de la política israelí en declaraciones a los periodistas españoles. Este fin de semana está en Madrid para actuar en diversos escenarios con motivo del MADO 2018
Daniel Adell · Fuente: eurovision-spain.com
Publicado el día 06 de julio de 2018
06072018_035853_09e7f352b6713384910009f4a8b4a0d7_grande
Netta

Netta se defiende: «Si dejara que la política se infiltrara en mi música, la estaría arruinando»

En declaraciones a Javier Herrero, de la agencia EFE, la vigente ganadora de Eurovisión ha tenido que salir al paso de las críticas que la vinculan a ella y a su música con la política de su país. «Yo hago música. Vine para dar amor y hacer del mundo algo mejor. No me toca a mí decir si estoy de acuerdo o no (con la política de mi Gobierno), porque si dejara que la política se infiltrara en algo tan puro como es mi música, la estaría arruinando», ha tenido que zanjar el debate.

Todas estas palabras vienen debidas a la manifestación que hubo la semana pasada en Madrid a raíz de la visita de Netta a las fiestas del Orgullo LGTBIQ+, en base a su pasado militar y el «lavado de cara» que pretende llevar a cabo la nación hebrea gracias a su victoria eurovisiva. El hecho de que Netta se despidiera sobre el escenario de Lisboa con un «¡el año que viene nos vemos en Jerusalén!» y que el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, lo suscribiera para reafirmar la Ciudad Santa como capital del país, tampoco ayudó a desvincularla del rompecabezas político.

Y es que la cantante de Toy no gana para disgustos. Tras las acusaciones de plagio por parte de Universal Music a los compositores del tema vencedor de 2018, Netta también ha tenido que aclarar el asunto y quitarle hierro con un «o dejamos de comparar o dejamos de hacer canciones«. Además, insiste: «Cuando la escuché por primera vez, no sonaba a nada que hubiese escuchado en mi vida. Era fresco, era mediterráneo, con algo de K-Pop y muchas otras influencias. Entonces intervine yo para añadir el cloqueo y el inicio. No había nada como eso en el mundo».

Todas estas aclaraciones ha tenido que hacerlas al pisar territorio español, ya que estos días se la verá derrochar simpatía y voz por las calles y escenarios madrileños. A pesar de no formar parte del cartel oficial del MADO 2018, Netta actuará en varios locales y fiestas. La israelí se ha convertido en uno de los incipientes símbolos de la comunidad LGTBIQ+ debido a su peculiar forma de presentarse ante el mundo y a la historia anti-bullying que lleva a sus espaldas. Además, afirma ser «una chica hetero con una historia gay detrás». Esta noche estará actuando en la Tanga Pride Festival del Teatro Barceló.

Conversación

0
TOP
16/07/2018

"Vine a dar paz y amor" STUPID BOY!!!! jajajajaja "La política no está infiltrada en mí música" XD 1.- Tú nada más cacareaste, no compusiste ni hiciste arreglos musicales. 2.- "Tu música" fue cobijada desde un principio por la política donde un Congreso asegura dinero público para una televisora pública, tu victoria a las pocas horas fue apañada por Netanyahu y sus decisiones políticas que hicieron que más políticos resultaran involucrados.

0
TOP
11/07/2018

Su música... pura? A alguien le han apretado demasiado los moños de gay-diva vestida de mercadillo... podríamos decir que es diferente, disruptiva y hasta refrescante... pero el tufo comercial no se le quita con nada, hasta en su continuo mensaje de amor (y el plus pal? salón). Que alguien le tire un gato a la cabeza a ver si empieza a hablar con verdad...

0
TOP
07/07/2018

Servicio militar obligatorio. Para no tener que manejar armas, estuvo en la banda del ejercito, ella no defiende al netanyahu. Tus argumentos han ido a la basura @karim

5
TOP
07/07/2018

Pues si no te toca a ti opinar que vives allí y te comes el conflicto cada día... a quién le toca? A las vecinas de Valencia