Eurovisión

Datos y curiosidades que nos deja Eurovisión 2024

Esta última edición de Eurovisión pasará a la historia, entre otras cosas, por la implacable victoria de Suiza, el puestazo de Croacia o por ser el año en que Letonia y Georgia consiguen, ¡por fin! pasar a la final. Aquí desgranamos algunos de los datos más curiosos que se desprenden de los resultados y las votaciones
Fran Bautista · Fuente: eurovision.tv, eurovisionario
Publicado el día 16 de mayo de 2024
Dons rehearsing Hollow for Latvia at the Second Rehearsal of the Second Semi-Final at Malmö Arena
Dons (Sarah Louise Bennett | UER)

Datos y curiosidades que nos deja Eurovisión 2024

La edición de 2024 ha llegado a su fin, y lo ha hecho dejando a sus espaldas todo tipo de curiosidades para los aficionados a analizar los datos de resultados y puntos de jurado y televoto. Y es que, entre otras muchas cosas que harán que sea un año eurovisivo muy recordado, no podemos pasar por alto que, por ejemplo, en este 2024 se han roto muchas de las malas rachas y algún que otro récord.

LA VICTORIA DE SUIZA

Empecemos por el principio: Nemo se alzó como ganadore gracias al apoyo masivo de los jurados y un buen respaldo del televoto (quinto puesto con 226 puntos, a solo uno de Slimane, que fue cuarto). Es la primera vez que gana une representante que finaliza en esa posición para el público, pero es que los números de Nemo en el jurado son escandalosos: 365 puntos (un 82 % de los puntos posibles), con la friolera de ¡22 doces!, y seis dieces de propina. Aventajó al segundo clasificado, Francia, en 147 puntos. Curiosamente, no se llevó ningún ocho del jurado. Supera con mucho la marca de Loreen el año pasado (340 puntos y 15 doces) y hasta rebasa el porcentaje de Salvador Sobral, que obtuvo 378 puntos del jurado en una edición, eso sí, con más países. Solo el jurado de Croacia le dejó fuera del top ten (en el undécimo puesto). En cuanto al televoto, aunque el podio estuvo intratable, Nemo les plató batalla con sus 226 puntos. En la mayoría de países sumó entre 6 y 8 puntos. En esta ocasión, el único que le dejó a cero fue Israel, también en el puesto 11.

En la semifinal tampoco le fue mal: cuarto puesto con 132 puntos. Quedó por detrás de Israel, Países Bajos y Armenia, con el doce de San Marino. Todos los demás países le dieron entre 4 y 8 puntos, siendo los que peor le valoraron España e Israel (4 puntos). Precisamente, el segundo puesto de Países Bajos, que recibió de todos los países al menos siete puntos, nos hace preguntarnos cómo habría sido el resultado en la final de haber estado en liza…

La impresionante victoria de Nemo en la final consigue, en cualquier caso, varios hitos: por un lado, es la primera de Suiza desde 1988: era de los países históricos, junto con Francia, Bélgica y España, que más tiempo llevaba sin ganar. Por otro lado, y aunque pueda parecer una perogrullada, continúa una racha de pases a la final, a la que no falta desde el 2018, cuando el grupo ZiBBZ se quedó fuera. Se hace así justicia con una delegación que ha sabido trabajar, pero que ha sido sistemáticamente infravalorada en Eurovisión, sobre todo a finales de los 2000 y en la década de 2010. Ahora mismo, solo hay cuatro países que lleven más ediciones seguidas sin faltar a la final, y dos de ellas han sido anfitriones en este periodo: hablamos de Ucrania, Suecia, Noruega y Serbia.

CROACIA: SU MEJOR POSICIÓN HISTÓRICA

El triunfo de Nemo con The Code no debería, no obstante, empañar el logro conseguido por Baby Lasagna. Su temazo Rim Tim Tagi Dim era el máximo favorito a llevarse el micrófono de cristal y tuvo que conformarse con el segundo puesto a pesar de haberse impuesto en el televoto. Tercero para los jurados, la suma total de puntos (547) le dejó a solo 44 de la victoria.

No obstante, los número también son de vértigo: 327 puntos del televoto (más que otros ganadores, como Maneskin), incluidos nueves doces y doce dieces. La puntuación más baja que recibió del televoto fueron cinco puntos, de Letonia, Israel, Georgia y Chipre. Curiosamente, el jurado chipriota fue uno de los dos que recompensó a Baby Lasagna con doce puntos (el otro fue el de Serbia).

Este segundo puesto es la mejor posición histórica de Croacia (que había sido cuarta en 1996 y 1999), la mejor de los países debutantes en 1993 y la segunda mejor de un país exyugoslavo tras la victoria de Molitva (empatado, eso sí, con el segundo puesto de Zeljko Joksimovic en 2004).

En cuanto a la semifinal, los números conseguidos son, sin duda, también motivo de orgullo: 177 puntos, incluidos ocho doces, y la puntuación más baja el 6 de Portugal. Ganó in extremis el cara a cara con Ucrania, que finalizó con 173 puntos.

LAS BUENAS RACHAS QUE SIGUEN…

La victoria de Suiza y su ya mencionada buena racha nos da pie a continuar con un rápido análisis de los países que más tiempo llevan sin quedarse en semis. Así, el primer lugar es indiscutiblemente para Ucrania, que siempre ha conseguido pasar a la final (también cabe recordar que en tres ediciones estuvo automáticamente clasificado como ganador, más la de 2007, directamente en la final por el buen resultado de Tina Karol el año anterior). La segunda delegación es la sueca, que solo se ha quedado a las puertas en 2010 (y que, desde entonces, también ha estado tres veces automáticamente clasificada para la final como ganador del año precedente).

El tercer lugar es para Noruega, que ha pasado a la final todos los años desde el 2017. Los últimos en conseguirlo, el grupo Gate, curiosamente acabaron en última posición, perpetuando así el dudoso récord que tiene el país nórdico de ser el país con más farolillos rojos en su haber. Serbia, por su parte, lleva seis ediciones seguidas (desde el 2018), los dos últimos años desde el décimo puesto en semis y por la mínima.

A este grupo de cabeza se le une, como hemos dicho, Suiza (desde 2019 pasando a la final) y tres delegaciones que están haciendo un trabajo envidiable en lo que respecta a su gestión de Eurovisión: Lituania, Finlandia y Portugal.

Nuestros vecinos no solo acumulan cuatro pases seguidos, sino que en dos de estos últimos años (2022 y 2024) han acabado entre los diez primeros, y en 2021 se quedaron cerca (duodécimo puesto). El mimo que pone la RTP en el Festival de Cançao sin duda es una garantía de resultados. Lituania también lleva muchos años aportando calidad, que se ve reflejada en la clasificación: así, el magnífico decimocuarto puesto de Silvester Belt puede incluso saber a poco al darnos cuenta de que es el peor resultado para el país báltico desde 2019. En cuanto a Finlandia, a pesar de la disparidad de resultados en las últimas finales de Eurovisión, es otra potencia en el panorama eurovisivo actual. Recordemos que en estos últimos cuatro años han conseguido dos de sus tres mejores posiciones históricas y un descomunal éxito comercial de las canciones del UMK.

Buenas rachas también las de Estonia y Armenia (tres años seguidos pasando, ambas con presencia en el top ten al menos en una ocasión); Chipre, que desde 2015 solo ha faltado a la final en 2022; o Eslovenia y la ya mencionada Croacia, que encadenan dos pases consecutivos. También parece que Grecia está encontrando la senda que tantas alegrías le dio en el pasado: el fichaje de la superestrella Marina Satti como representante helena se ha saldado con un undécimo puesto después de la debacle del año pasado.

…Y LAS MALAS RACHAS QUE SE ROMPEN

Sin embargo, lo que de verdad nos reconforta como eurofanes es que tres países tan queridos como Irlanda, Letonia y Georgia hayan puesto fin a la mala racha que estaban atravesando.

Letonia y Georgia tenían el triste récord de ser las delegaciones que más tiempo llevaban sin pisar la final: ambas desde el 2016. Con los pases de Dons y Nutsa, han conseguido poner sus contadores a cero, o, mejor dicho, a uno. El caso de Dons tiene el doble mérito de que pasó holgadamente desde un excelente séptimo lugar en su semifinal, para acabar 16.º en la gran final, con aceptación de jurado (36 puntos, 15.º puesto) y público (28 puntos, 16.º puesto)… a pesar de que solo el 15% de los apostantes confiaban en su pase. Todo esto no resta mérito a Nutsa, que terminó vigesimoprimera en la finalísima tras haber sido octava en su semi.

Sin embargo, la delegación (o, más bien, le representante) que ha dado un golpe sobre la mesa ha sido la irlandesa, de la mano de Bambie Thug. Tras la sequía del último decenio, cuyo único pase fue en 2018, Irlanda se catapultó desde la primera semifinal para acabar sexta del jurado, sexta del público y sexta en total. Un bonito 666 para un país en el que la audiencia fue de… 666.000 personas. El poder de Bambie. Nunca sabremos qué habría pasado en otras ediciones con jurados más conservadores, pero cabe destacar que tuvo más puntos de los jueces (142) que del público (136). Además, su único doce fue el de un jurado, el de Australia. Algo ciertamente curioso para una candidatura que, en principio, parecía más de televoto.

NO TAN BUENAS NOTICIAS PARA ALGUNOS

En la otra cara de la moneda, podemos hablar de varias delegaciones que últimamente no se están llevando demasiadas alegrías eurovisivas. La primera, la de Dinamarca. De los países que actualmente compiten, es el que lleva más ediciones seguidas sin pasar: cuatro. En honor a la verdad, hay que decir que en 2011 estuvieron muy cerca, y también este año: Saba finalizó duodécima, pero solo a siete puntos del décimo puesto y a doce del noveno. También los microestados llevan un tiempo sin levantar cabeza: ni San Marino ni Malta lo consiguen desde 2021. Malta, además, encadena dos últimos puestos seguidos en semifinales.

Azerbaiyán parece haber perdido fuelle (dos años seguidos sin pasar) e Islandia atraviesa su particular desierto eurovisivo: tras los pelotazos de Hatari y Dadi en 2019 y 2020-2021 (y el sorprendente pase a la final de las Systur en 2022), lleva dos ediciones seguidas quedándose en semis, este año con un farolillo rojo para Hera. Nunca sabremos qué habría pasado si el resultado de la preselección de Islandia hubiera sido otro.

Además, varios países han roto buenas rachas en esta edición. Polonia, que se las prometía muy felices en una semifinal con solo televoto y varios aliados, además de una canción que partía en las quinielas de todo el mundo para pasar, se tuvo que conformar con un duodécimo puesto. Bélgica se llevó tal vez el batacazo de la edición (decimotercero en la semi, con solo 18 puntos) y falta a la final por primera vez desde 2019, al igual que Moldavia, con la diferencia de que su candidatura era la crónica de una muerte anunciada.

Australia quedó undécima en su semifinal (después de haberla ganado el año pasado) y también en ese puesto acabó Chequia, aunque no se le puede reprochar nada a Aiko, que defendió mejor de lo esperado una candidatura difícil y desde un puesto nada favorable, ni a la delegación, que está haciendo grandes esfuerzos por afianzarse en el festival. Además, solo cinco puntitos la separaron de Noruega.

LOS DOCES

La tercera victoria de Suiza pasará a la historia por la grandísima interpretación de Nemo, pero también porque obtuvo solo un doce del público, en este caso del ucraniano (recordemos que Loreen el año pasado no se llevó ninguno). Le sirvió, además, para llevarse un “24 points”, pues también el jurado ucraniano le dio los doce. Eso sí, en total, de los jurados se llevó, como ya hemos comentado, nada más y nada menos que 22 doces.

Los otros “24 puntos” de la edición fueron de Serbia a Croacia, de Armenia a Francia y de Moldavia y Chequia a Ucrania. También Tali se llevó los 24 puntos de Israel, su país natal.

En cuanto al resto de doces del jurado, el arrase de Nemo (22) hace que solo otros ocho países se llevaran al menos uno: fueron Francia (con 4), Portugal (con 3), Croacia y Ucrania (con 2), Suecia (de Alemania), Luxemburgo (de Israel), Irlanda (de Australia) y Grecia (de Suiza).

En el televoto, el podio estuvo intratable, pero aún así rascaron doces Suiza (de Ucrania), Francia (de Armenia), Luxemburgo (de Israel), Estonia (de Letonia) y Serbia (de Croacia), además del ya clásico tándem Grecia-Chipre. Baby Lasagna se llevó los doce puntos de nueve países (Serbia, Islandia, Austria, Dinamarca, Irlanda, Eslovenia, Azerbaiiyán, Albania y Noruega) y el dúo ucraniano, formado por Jerry Heil y alyona alyona, otros siete (de Moldavia, Chequia, Polonia, Estonia, Lituania, Georgia y Malta). El resto fueron para Israel, incluido el de España.

Sorprende la ausencia de Italia en ambas listas. Es el país mejor posicionado (séptimo) que no se llevó ningún doce, ni de jurado ni de televoto. A pesar de todo, Angelina finalizó en un honroso séptimo puesto que, aunque no cumple las expectativas de los muchos que la veían como ganadora, y supone el peor puesto para Italia desde el 2016, es una excelente posición.

DISCREPANCIAS ENTRE PÚBLICO Y JURADO

Es curioso que haya habido un consenso bastante grande entre jurado y televoto. Si exceptuamos el caso de Israel (por motivos obvios), público y expertos coincidieron en su top 6, y en un orden similar. Slimane, con una propuesta que parecía apelar más a los jurados, consiguió, no obstante, más puntos de los espectadores (218 frente a 227 puntos), aunque fuera segundo del jurado y “solo” cuarto del público. Bambie Thug, con una candidatura que podría haber desmotivado a los jurados pero entusiasmado al público, convención un poquito más a los expertos: 142 puntos frente a 136 y sexta en ambos paneles. Armenia y Suecia gustaron a ambos, mientras que algunas de las mayores discrepancias las protagonizaron Portugal (séptima para el jurado y vigésmia del televoto, acabó en cualquier caso dentro del top ten), Luxemburgo (undécima del jurado y solo decimoséptima del público) y Alemania (décima y decimonovena respectivamente).

De los que gustaron más al público que al jurado, podemos hablar de Lituania (top ten para el televoto, decimoséptima para los jurados), Finlandia (15-24) y Estonia, última para los jurados pero decimotercera para la audiencia con 33 puntos. También pasa a la historia la diferencia de puntos de jurado y público de Israel, de la que solo diremos que ha sido la más grande de la historia. De hecho, el top cinco y el top ten del televoto concentraron tal cantidad de puntos (casi el 65 % el top cinco y más del 85 % el top ten) que el resto de países se tuvo que confirmar con las migajas y con pocos puntos se podían escalar muchas posiciones. Sin ir más lejos, España, con solo diez puntos más, habría pasado del puesto 22 al 17. Recordemos, no obstante, que Zorra obtuvo el 18.º mejor promedio y que fue perjudicada por el sistema de votación actual, que solo recompensa a los diez primeros países.

CONCLUSIÓN

En resumen, la edición del 2024 nos ha dejado, además de un raro sabor de boca, una serie de anécdotas y curiosidades para el futuro. Desde el récord de Nemo en el jurado hasta la mejor posición histórica de Croacia, pasando por el pase a la final de Letonia y Georgia después de mucho tiempo. De hecho, ha sido la primera vez que los tres caucásicos estaban en la final desde el 2016 y la primera vez que los tres bálticos están en la final ¡desde 2015!

Ahora, con la mirada puesta en Suiza, solo queda esperar que en 2025 volvamos a tener el mismo nivel musical que en esta edición de 2024, pero, idealmente, con menos polémicas que empañen la imagen del festival. También confiaremos en que España consiga un mejor puesto, aunque es innegable que Zorra se ha convertido ya en un himno patrio (¡e internacional!), algo que a veces va más allá de los resultados.

Conversación

15
TOP
18/05/2024

En el penúltimo párrafo dice que los tres caucásicos estaban en la final, pero Azerbaiyán no pasó... La verdad es que entiendo perfectamente los resultados de este año y que España nos haya gustado más a nosotros que fuera. Aunque yo superorgulloso de nuestra representación, y espero que sigamos por esta senda de mandar lo que nos gusta a nosotros y no lo que creemos que puede gustar en Europa, que por ello perdimos Nochentera. Habría sido brutal que nos representara.

0
TOP
17/05/2024

Y falta el más llamativo, el jurado de Italia nos ha valorado, y de forma notable, después de años de olvido y ninguneo. Lo que no esperaba es el palo del televoto a Nebulossa, esperaba mucho más, pero no ha gustado, no hay que darle más vueltas.

1
TOP
17/05/2024

yo de lo poco que me alegro aparte de Suiza y Croacia es que por fin Letonia y Georgia han roto la racha de quedarse sin finales, aunque sinceramente han quedado muy abajo en la tabla. y otro robo a mano armada es el de Noruega y Eslovenia.

1
TOP
17/05/2024

@Kbrºn para gallina la ganadora de 2018, lo de Nemo es algo difícil de conseguir y para mí (y mucha gente) es una victoria merecida sin comentarios el voto político, era algo bastante obvio

0
TOP
17/05/2024

Lo siento mucho pero yo la Victoria de Suiza no me la creo

10
TOP
19/05/2024

Para resumir, victoria y primeros puestos esperados y sin sorpresa. Otra cosa es que gusten más on menor. Lo mejor la Resurrección de Irlanda y Letonia, Dons fabuloso, lo peor la puntuación a Noruega, que fue un atraco a cara descubierta. Que esa canción fuera la peor de las 25 no se lo cree nadie.

9
TOP
18/05/2024

Una victoria neutral impuesta (QUINTO DEL TELEVOTO) que por lo único que es noticia es porque es no binario. Pa'eso hemos quedado.

0
TOP
17/05/2024

@Kbr⁰n no digas eso que te llaman rtvelover pero es la pura verdad, si Irlanda quedo 6º fue por la puesta en escena no por la canción que me daba dolor de cabeza

0
TOP
17/05/2024

Una de las ediciones mas polemicas que recuerdo

0
TOP
17/05/2024

Alguien entiende 22 paises dándole 12 a una gallina en un plato dando vueltas? y a Chanel solo le dieron 8 países el 12, empiezo a creer que tenemos un serio problema en Eurovisión, al final van a tener razón los que decían que nos tienen manía, el porque no lo sé, igual por el comportamiento eurofan que cada año montamos el pollo, a saber, pero que somos el patito feo lo somos

0
TOP
17/05/2024

España nunca más ganará el certamen, y si se le acerca como hizo Chanel ya se encargará a quien le corresponda de ningunearnos y manipular los votos para que eso no suceda, recordemos que ya lo hicieron regalándoles 12 a Uk.. Por otro lado alguien se imagina si llevamos una candidatura como la de Irlanda o Croacia? Que hubiera pasado lo mismo que con Zorra, no nos hubiera votado ni el tato, sin contar el revuelo que se hubiera montado, que si eso es una mierda, que si solo mandamos frikis etc

12
TOP
17/05/2024

Contentísimo con los pases de Dons y Nutsa, se lo merecían. Destacable el currazo de Irlanda de este año y el buen hacer de Francia o Suiza estos últimos años, que ha llevado a Nemo a la victoria. De no ser por los votos políticos de Israel y Ucrania, para mi habría sido la mejor edición del ESC.

13
TOP
17/05/2024

Indiscutible Nemo como ganador y que los jurados de Grecia y Chipre no se dieran mutuamente el 12 fue otro avance.

6
TOP
17/05/2024

Haber si en la próxima edición del BEFEST los euro fan nos preocupamos más por la calidad musical de las propuestas que por el mensajito que transmiten. Que nos dejamos llevar por situaciones personales de cada cual y así nos va.

7
TOP
17/05/2024

feliz por Letonia por qué merecía el pase triste por malta que no lo consiguió y pues esperemos Españaande mejores temas xq puesta en escena zorra fue espectacular Pero necesita algo más para desmarcar