X

¿AUTORIZAS QUE GUARDEMOS COOKIES EN TU EQUIPO?
   
AUTORIZAR
   
RECHAZAR


En cumplimiento de la legislación actual, comunicamos que utilizamos cookies propias para que puedas acceder con tu usuario y contraseña, se gestione este aviso y cookies de terceros para poder mostrarte publicidad adaptada a tus preferencias, vídeos de youtube, redes sociales, visitas, etc... El contenido de estas cookies de terceros no se encuentran bajo nuestro control. Lee nuestra política de uso de cookies en el aviso legal Si pulsas 'autorizar', nos autorizas a almacenar las anteriores cookies (propias y de terceros) en tu equipo, ahora y en el futuro mientras se mantenga almacenada una cookie con esta autorización, que será instalada a tal efecto en tu navegador, de modo que este aviso no sea mostrado en el futuro. Podrás revocar esta autorización en cualquier momento pulsando la opción 'no quiero cookies' en el pie de todas las páginas de la web.

avatar
FIDEU
COLUMNA DE OPINIÓN

VER TODAS SUS COLUMNAS
avatar
MENÚ
Fideu
Leer más columnas
avatar
EL SUEÑO DE SANREMO
Publicada el 09/02/17
5 comentarios
vista 481 veces

Cerrad los ojos e imaginad. Imaginad que hoy comenzase en TVE un especial musical de cinco noches retransmitido en directo desde un teatro de alguna ciudad con glamour. Imaginad que en él participasen LeKlein, Paula Rojo, Mirela, Manel Navarro, Maika Barbero y Mario Jefferson pero también Ana Belén, David Bustamante, Manolo García, Chenoa, La Oreja de Van Gogh, Álvaro Soler, Brequette, Vanesa Martín, Rosario, Melendi, El Langui, Sweet California, Juan Magán, Ruth Lorenzo, Merche y Antonio José a dúo con Antonio Orozco. Y, ya puestos, imaginad que el ganador fuera designado para ir a Eurovisión. ¿Qué os parecería? Os parecería increíble. Y lo es. Al menos en nuestro país. Porque, si viajamos unos cientos de kilómetros hacia el este, es perfectamente posible. Y no sólo posible, es una realidad desde hace 67 años.

Esta semana se celebra el Festival de Sanremo. E Italia se paraliza. Literalmente. Las audiencias son desorbitadas. El resto de cadenas ni se esfuerza en contraprogramar, de hecho van a rebufo de lo que pasa en el decano de los festivales de la canción. Porque si eres muy joven y estás leyendo esto quizás debas saber que si Eurovisión existe es porque antes se inventó Sanremo.

Y antes de que empiece a leer comentarios despectivos porque el Festival es aburrido, porque es largo, porque los italianos nunca nos votan o porque yo que sé qué, me gustaría pediros que le dediquéis un ratito. Que veáis un par de horas de una de las veladas y envidiéis para nosotros tamaño despliegue de músculo musical. No digo que Sanremo sea impecable. Toda su parte "no musical" es en muchas ocasiones espesa e incluso casposa, con invitados internacionales que no aportan nada y números humorístiscos sólo aptos para el público transalpino. Tampoco el trato que se le da a la mujer, muchas veces un mero florero, es algo de lo que sentirse orgulloso. Pero, dejando de lado los muchos peros, centrándonos únicamente en lo musical, se trata de un espectáculo perfecto. Los cantantes siempre están bien, la orquesta suena impecable y no váis a encontrar fallos garrafales como los que venimos sufriendo por estas tierras en cualquier espectáculo televisado en directo. Además, los artistas aprovechan para sacar su disco gracias al tirón de Sanremo y el festival se convierte en tema de conversación obligado. Tanto para los que lo siguen como para los que lo desprecian, que también los hay. Pero muchos de sus detractores, lo sé, no pueden evitar echarle un vistazo y acaban cayendo en algunas de las canciones que suenan machaconamente en la radio desde que son desveladas durante la primera velada del evento.

¿Por qué eso no es posible en España? ¿Por qué los festivales nacionales de antaño cayeron en el ridículo y el olvido? ¿Por qué nos conformamos con una preselección cutre con cantantes sin apenas recorrido? ¿Por qué el festival sigue siendo para nosotros una especie de pista de pruebas para nuevos valores? ¿Por qué la industria musical española no apuesta por un escaparate tan grandioso? ¿Por qué TVE no exprime una marca que le da audiencias a las que ya ni aspira? ¿Por qué se tiene la comunidad de seguidores más vigorosa pero una de las preselecciones más floja? ¿Por qué?

En realidad, ya hace tiempo que dejé de hacerme esas preguntas. Sé que España, tal como se plantea el asunto, no volverá en breve a estar arriba luchando. Probablemente el sábado estaré más interesado en lo que pasa en Sanremo que en lo que sucede en Madrid. Porque no puedo dejar de admirar al país que más calidad ha llevado a Eurovisión, los que ponen toda la carne en el asador. Por eso se enfadan, por eso le dan la espalda a menudo. Porque si mandas a Modugno, Battiato, Ranieri, Martini, Oxa, Lealli, Gualazzi o Mengoni esperas que el mundo sepa lo que está disfrutando. Y, ya lo sabemos, no siempre es así. Pero un eurofan italiano que repase sus candidaturas difícilmente puede sentirse avergonzado. Nosotros no podemos decir lo mismo.

Así que cerremos los ojos e imaginemos el día en que alguien en TVE se dé cuenta de lo que tiene entre manos. Entretanto, disfrutemos con Sanremo. Y si puede ganar la Mannoia, mejor.

Columna publicada por
Fideu
5 comentarios publicados
Deja un comentario
Más recientes
Mejor valorados
Escribe un comentario
avatar


Para publicar un comentario debes de estar registrado y acceder con tu usuario y contraseña en el formulario superior de la web.

EN LA RED


Descubre todos nuestros servicios en la red


CONTACTO


Contacta con el equipo de la web


EUROVISIONSPAIN


Información y gestión de la web