X

¿AUTORIZAS QUE GUARDEMOS COOKIES EN TU EQUIPO?
   
AUTORIZAR
   
RECHAZAR


En cumplimiento de la legislación actual, comunicamos que utilizamos cookies propias para que puedas acceder con tu usuario y contraseña, se gestione este aviso y cookies de terceros para poder mostrarte publicidad adaptada a tus preferencias, vídeos de youtube, redes sociales, visitas, etc... El contenido de estas cookies de terceros no se encuentran bajo nuestro control. Lee nuestra política de uso de cookies en el aviso legal Si pulsas 'autorizar', nos autorizas a almacenar las anteriores cookies (propias y de terceros) en tu equipo, ahora y en el futuro mientras se mantenga almacenada una cookie con esta autorización, que será instalada a tal efecto en tu navegador, de modo que este aviso no sea mostrado en el futuro. Podrás revocar esta autorización en cualquier momento pulsando la opción 'no quiero cookies' en el pie de todas las páginas de la web.

avatar
VIKE_SLIN
COLUMNA DE OPINIÓN

VER TODAS SUS COLUMNAS
avatar
MENÚ
vike_slin
Leer más columnas
avatar
¿Preguntas? ¡RESPUESTAS!
Publicada el 14/02/2017
8 comentarios
vista 558 veces

He buscado la manera de autoconvencerme mil veces de que hay un propósito en las participaciones españolas en Eurovision, ganar. He tratado casi siempre, exceptuando una sola vez, de justificar la elección de un representante para llevar a cabo la ardua tarea de defender los colores de un país, de cargar con la responsabilidad de una marca, de llevar consigo el apoyo y las críticas de miles de personas y el saber hacer del cantante a un escenario considerado el mayor espectáculo musical del mundo. En realidad han sido dos veces las que no he podido justificar dicha elección, como ya sabemos, en 2008 con Rodolfo Chikilicuatre y anteriormente, haciendo más memoria, en 2006, con Las Ketchup y aquel cóctel de nombre inglés y letra en español.

Preselecciones que, con mayor o menor suerte, han pasado por Televisión Española y que he visto, todas y cada una de ellas, con ilusión y atención. Analizando minuciosamente cada detalle del que podía darme cuenta con menos edad, y actualmente con mucha más visión crítica, quizás en ocasiones, demasiado fuerte, otras veces, muy personal, subjetiva y laxa.

Elecciones internas que he aceptado, defendido y apoyado. Pastora Soler en 2012, a la cual no escuchaba desde aquel “Dámelo ya” de cuando yo era pequeño, que me pareció un portento de voz mientras esperaba la elección de la canción, la cual me pareció una maravilla en su voz. El Sueño de Morfeo (ESDM) a quien acogí con ilusión y viví con expectación la elección del tema, que me pareció bastante correcto en 2013. Cómo en 2015, una artista que me había encandilado junto a Melody en el programa de Antena 3 “Tu Cara Me Suena”, ya que anteriormente no la había seguido con tanta atención y por la cual me alegré, ya que tras sus interpretaciones en dicho programa, pensé que sería una gran representante y a día de hoy, lo sigo pensando. Con un tema que a mi me enamoró y que no gustó en Europa, como muchas otras veces. Etcétera.

Hasta llegar a este 2017.

 

Ya tras el festival del año que dejamos atrás, comenzamos con las quejas, con las peticiones de dimisión, con la pedida de explicaciones y la comparecencia de los responsables directos del formato Eurovision en nuestra cadena pública estatal. En realidad estas quejas vienen de antes, pero fue cuando se hicieron más evidentes, fuertes e intensas.

Supimos por Barei y gracias al equipo de esta web, que todo el trabajo que se había desarrollado por parte de nuestra pasada representante y todo su equipo, se había quedado en agua de borrajas, que jamás llegó a donde tenía que llegar y que efectivamente contaba con tantas páginas como se nos había dicho, con tantos detalles como se nos había explicado y con tantas características que se obviaron en el escenario sueco, al parecer, por un fallo de comunicación entre el interlocutor de nuestra cadena, que jamás, presuntamente, hizo llegar tales datos a la SVT de Suecia, organizadora del certamen, Federico Llano.

No puedo hablar con precisión sobre el tema y no puedo afirmar nada, pues es la palabra de Barei y los datos que ella aportó y esta web publicó, contra la de TVE que tampoco se ha pronunciado al respecto. Algo que al parecer, se está haciendo extensivo a sus miembros y por tanto, tradición.

A pesar de las “evidencias” y por qué no decirlo sin comillas y en mayúsculas, EVIDENCIAS, del mal trabajo de los responsables del festival, Don Federico Llano y Doña Antonia Prieto, Toñi para los amigos, me propuse apoyar el proceso de selección de nuestro candidato al euroconcurso para este 2017. Antes que de costumbre se dieron los datos del proceso, antes que de costumbre se supo cómo se iba a desarrollar todo, cuáles eran las reglas y normas, cuántas fases tendría y qué se debía hacer. Todo un logro, me dije a mi mismo, ya que años anteriores no habíamos sabido nada como muy temprano, hasta Diciembre o Enero y esta vez, era Octubre. Las cosas se estaban haciendo bien. (En mi opinión).

Se presentan 396 candidatos con mejores o peores propuestas. Un jurado con criterios y gustos musicales muy distintos se encarga de hacer la criba y seleccionar a 30 entre todo el conjunto. Buenas elecciones según mi parecer. Había de todo. Se abre la votación por la cual, los eurofans y no eurofans podían votar a través de la web de RTVE.ES para seleccionar a sus 10 favoritos. De esos 30 se quedaron fuera algunos favoritos personales, pero eran las reglas del juego, había que aceptarlo y me parecía lícito. Un jurado seleccionó, de nuevo, a los 3 candidatos a ganar el eurocasting que ellos consideraron mejores. Tres candidatos a mi parecer, excelentes. Leklein, Javián y Fruela, mi favorito de entre los tres. El Eurocasting lo ganó Leklein. Me pareció perfecto.

Se publicaron los 5 candidatos que se había seleccionado de forma interna por la cadena públlica española. Maika, toda una bestia en su estilo musical, Mario Jefferson, del cual no tenía mucha referencia más allá de su primer single y participación en Operación Triunfo que no me gustó demasiado, la dulce Paula Rojo, Manel Navarro al que ya había escuchado este verano pero no conocía y Mirela, conocida de sobra por todos y personalmente admirada por mi.

Llegó el momento de la gala. No haré demasiado hincapié en lo sucedido con el público. Me pareció bochornoso desde casa. La imagen que se ha proyectado de España es la peor que recuerdo, y mirad que considero que fuera nos tienen como paletos, aunque no lo seamos, pero todos los temas políticos y sociales de nuestro país, hacen que piense que fuera nos ven como escoria. Cualquier televidente o espectador internauta que viera nuestra gala, quedaría atónito al presenciar las faltas de respeto, la falta de rigor en la gala, el ritmo que esta llevó. La cutrez del plató en el que se llevó a cabo, aunque he de decir que con bastantes mejoras con respecto a otros años y sobre todo, el espectáculo final. Pero mucho más aún lo que ha ocurrido con posterioridad a la noche del 11 de Febrero.

Ya en la gala se pudo intuir el fraude. No seré yo quien lo afirme, ni mucho menos,. Si lo hay, que se demuestre donde se tiene que demostrar. En un juzgado.

El jurado puntuó con la menor valoración a las dos mejores interpretaciones en directo de la noche, 5 puntos a Mirela y 6 puntos a Maika por parte de Xavier y Virginia. 12 puntos a Manel por parte de ambos. Uno aludiendo a la voz en directo y a un algo que te envenena así como basando su opinión, en “las miles de reproducciones in streaming” que tiene el tema del catalán, y otra aludiendo a temas comerciales y actualidad musical. Ambas opiniones completamente libres, y creo que lícitas. Javier, por su parte, supo reconocer a Manel otorgándole 10 puntos, y 12 a Mirela, que a su vez, fue votada “en masa” por el pueblo español. Esa pequeña franja del 9% que siguió la gala en directo y que no sobrepasa el millón y pico de espectadores.

 

¿Qué ocurre entonces?

Concretamente todo lo que pasó después.

 

Estoy de acuerdo en que se debe respetar una decisión si ha sido tomada por unanimidad. Pero, y aquí es donde entra mi opinión personal, la cual podéis tachar de improcedente y de partidaria, si se hace bien.

Un empate: TERCERA VEZ QUE SE PRODUCE UN EMPATE.

Casualmente se han producido empates cuando ha habido dos favorit@s claramente definidos en una preselección.

 

2009. Soraya Arnelas favorita del público. Melody, favorita del jurado, el cual estaba compuesto por 5 miembros si no recuerdo mal. Ambas me parecían perfectas representantes. Empatan y resuelve el voto del público que había otorgado su 12 a la extremeña. En este caso, la preselección fue seguida por mucha menos gente que la de 2017. Concretamente en torno a los 800mil espectadores. Un dato irrisorio. Soraya, gracias al valor de la voz del pueblo, que en conjunto, representa un número mayor que el del jurado, decidió que “La noche es para mí” acudiera a Moscú.

2014. Brequette favorita del jurado, de tres personas entre las que destacaba Mónica Naranjo. Ruth Lorenzo favorita del público. Las dos me enamoraron, sintiendo predilección por “Más (Run)” aunque acabase enamorándome “Dancing in the rain”. Empatan las dos. El público decide que sea la danza de la lluvia la que se visualice en el escenario del Hallerne de Copenhague. En esta ocasión la audiencia de la gala había sido de 1 millón 722mil espectadores. Un dato que no está nada mal y que se ajusta a una mayoría de franja horaria en cuanto a la votación para Ruth se refiere.

2017: Manel Navarro favorito del jurado con una excepción que no le otorgó el 12, sino el 10. Mirela, favorita del público, quien recibió el 12 unánime de una audiencia de 1 millón 450mil espectadores. Igual que en el caso de Ruth, una amplia mayoría en tanto en cuanto a los espectadores de la gala. En este caso, como las reglas habían establecido tan solo un día antes de la celebración de la gala, desempataba el jurado que, haciendo caso omiso y siendo coherente con las puntuaciones que había dado a cada candidato, decidió ser inamovible y otorgar el billete a Kiev a un chico de 20 años que se vio abrumado por abucheos e insultos que no supo gestionar, yo tampoco lo sabría hacer y tan solo tengo cuatro años más que él.

El problema de esta cuestión radica en dos ideas según mi percepción. Una es que, un jurado, bajo mi punto de vista, está para opinar y valorar pero no desde el punto de vista de su gusto personal, sino desde una visión global, de conjunto. Canción, voz, puesta en escena, atractivo visual, gancho, comercialidad, posibilidades en el concursovalores que bajo mi humilde opinión no se respetaron y voy a decir por qué. Dos de los miembros del jurado, Javier y Virginia, hablaron a Leklein como su favorita, en el caso de Virginia, llegó a decir que era su favorita, pero no le daba más puntos, porque le gustaba más “Do it for your lover”. Entonces ¿en qué quedamos? Si te gusta más una canción, no puede ser otra tu favorita. Orden de prioridades, por favor.

El punto de vista antagónico fue el de Javier Cárdenas. Su favorita era Leklein, pero él si tuvo esa visión global de la que yo hablo. Él si tuvo en cuenta las posibilidades, el directo, la puesta en escena, la comercialidad y el gancho de la propuesta y le otorgó los 12 puntos. No me estoy contradiciendo, soy consciente de lo que digo. Sólo pienso que si eres consecuente con lo que prefieres, debes serlo con tus gustos, compaginarlos y valorar pros y contras para otorgar puntuaciones, sobre todo en un tema que valoramos como “tonto” pero en realidad es bastante importante. Al menos para mi.

Por otro lado, Xavier, al cual no acuso de nada, pero lo tengo en cuarentena por todo lo que posteriormente se ha sabido, aludió a voz en directo, otorgando la máxima puntuación a un chico que abrió la gala nervioso y con fallos de voz, obviando que no había realizado el mejor directo de la noche, que a mi parecer, fue el de Maika y si me apuras, el de Mario, teniendo en cuenta la “dificultad” de bailar y cantar al mismo tiempo, saco en el que también meto por supuesto, a Mirela.

 

¿Jugamos a ser coherentes?

 

Otro de los aspectos que te hace dudar, a mi al menos, es que “antes de saber” y lo pongo entrecomillado porque no aseguro que no se supiera, como tampoco aseguro que si, quien ganaría, ya se le estaba emplazando a Leklein a presentarse el año que viene para ser elegida representante, porque no le iban a dar el pasaporte a Ucrania. ¿Cómo se dice eso si no se sabe que no va a ganar? ¿Fue un lapsus? Me cuesta creer que Virginia fuera tan torpe de decir algo aparentemente insignificante pero que denota cierta confianza en que ella no ganará. Pero a la vez, esa insignificancia, me hace pensar que si pudo ser tan torpe. No pensaba que se fuera a notar.

 

¿Por qué se cambiaron las normas?¿Por qué se ha decidido este año que el jurado sea quien desempate y obtenga un valor, concentrado en tres personas, mayor que el de miles o cientos de españoles que votaron a su opción favorita?

Ya digo, que no quiero elucubrar, simplemente son pensamientos, alimentados obviamente por noticias posteriores que a uno, le dan que pensar. ¿No es el pueblo, soberano? ¿No elegimos por mayoría a nuestros políticos y gobernantes? ¿O es el rey quien decide en ronda de consultas, a dedo, quien debe gobernar en España? ¿No existe la democracia? ¿No se debe respetar la posición y elección de una mayoría, aunque a veces, esta no sea la acertada? Parece ser que este año NO.

Antes he dicho que el jurado se mostró coherente con sus puntuaciones, que quizás haber cambiado su puntuación y favorecer por tanto a Mirela tras el empate, hubiera sido fallar a sus propios criterios personales. Pero es que antes que el gusto personal un jurado, está la voz del pueblo, sean más o sean menos, que eligen a un candidato. Ahí es donde tuvieron que pararse a pensar y decir “Si el pueblo elige esto, hay que respetarlo”. No anteponer tu decisión a la de TODOS LOS DEMÁS.

¿Por qué Xavi Martínez levanta la bandera y se alegra tanto de la victoria del catalán? (no lo digo en tono despectivo). Si no hay intereses personales, ¿hay razón para tal alegría?.

¿Por qué si no hay relaciones personales entre el locutor de Los 40 Princpales y el cantante, “le haría una ilusión especial que Manel fuese a Eurovision”? ¿Por qué hay una foto con ambos antes de la gala (desconozco la fecha) si no tienen más relación que la de “locutor de radio – cantante”?

¿No es lícito pensar mal?

¿Por qué todas las cuestiones anteriores, que podrían ser irrelevantes y simples conspiraciones de equipos y seguidores de estos, que pierden, toman relevancia al saltar la noticia de “LA HIJA DE TOÑI PRIETO TRABAJA EN SONY MUSIC Y EN EL EQUIPO DE MANEL NAVARRO”? ¿No hay ahí un conflicto de intereses? ¿No hay ahí vinculación profesional?

Si la vinculación profesional de Xavi Martínez no se prueba, la de esta señora, o señorita, es un claro e innegable ejemplo de que si la hay. ¿No está eso prohibido?

¿Por qué un cambio de reglas y el motivo de no conocer el jurado hasta un día antes? ¿No es necesario conocerlo con anterioridad para poder impugnarlo?

¿Por qué la puntuación tan baja a una actuación con gran calidad vocal, gancho y atractivo? ¡Ojo! No digo que la de Manel no la tuviera.

 

Pero lo más importante de todo y lo que me hace pensar que todo lo anterior se confirma.

 

¿POR QUÉ NI TOÑI PRIETO NI FEDERICO LLANO DIERON AYER LA CARA EN LA RUEDA DE PRENSA DE PRESENTACIÓN DEL CANDIDATO PARA IR A EUROVISION?

El que calla, otorga, como dicen en mi tierra, también la de Ruth Lorenzo.

 

No voy en contra de Manel, no lo insulto, no lo abucheo, no le falto al respeto. Lo apoyo y me gusta. Pienso que no se merecía tales abucheos (a no ser que él supiera todo el tinglado). No justifico la violencia del público hacia él. Voy en contra del proceso de elección. De la forma de proceder de TVE. De la NO CONTESTACIÓN de sus responsables. De que NO DEN LA CARA. De que siempre se rían de nosotros. Y lo digo, como he dicho al principio, como alguien que ha tratado siempre de justificar las acciones de la pública.

En Ucrania 2010 había evidencias de Fraude y se volvió a elegir representante. En Alemania no gusta el representante por “x” motivo y se cambia. Por poner ejemplos. ¿Por qué aquí se produce un escándalo que ha llegado hasta al Congreso de los Diputados y nadie da la cara, nadie interviene y nadie exige una investigación? ¿Por qué la UER NO ACTÚA? ¿Habiendo evidencias, NO SE PUEDE HACER NADA? ¿A QUIÉN PODEMOS RECURRIR?

 

 

No entiendo nada. Y me da igual que se descalifique a Manel en detrimento de Mirela. Hubiera opinado lo mismo si en el lugar de esta hubiera estado Leklein, Mario, Paula o Maika. Solo que en este caso, ella es mi favorita.

 

Como conclusión decir que: ESTO PASA EN OTRA TELEVISIÓN EUROPEA Y LAS COSAS HUBIERAN CAMBIADO AL INSTANTE.

 

El día que encuentre las respuestas. El día que se actúe con vehemencia. El día que se hagan las cosas bien en TVE… Ese día, ese día parecerá un sueño.

 

Exigimos respuestas.

Columna publicada por
vike_slin
8 comentarios publicados
Deja un comentario
Más recientes
Mejor valorados
Escribe un comentario
avatar


Para publicar un comentario debes de estar registrado y acceder con tu usuario y contraseña en el formulario superior de la web.

EN LA RED


Descubre todos nuestros servicios en la red


CONTACTO


Contacta con el equipo de la web


EUROVISIONSPAIN


Información y gestión de la web